La vida de Jordi: “Mi pequeño tesoro”.

Hola queridos amig@s. MI papá no para de pedirme que le deje escribir una entrada, poorfi porfi porfi. No se que querrá escribir, pero bueno como él me creó este blog y me está ayudando mucho, lo menos que puedo hacer es dejarle. Así que os dejo un ratito con él. Besitos.

Hola, soy el papá de Jordi y tenía ganas de escribiros un poquito lo que ha significado su llegada a nuestras vidas.

Dicen que todo hombre en esta vida tiene que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. De esas tres cosas  la que me falta es escribir un libro. Va a estar complicado porque no soy de letras, pero bueno siguiendo el consejo de una amiga (Mayte Pastor), más adelante recopilando las entradas a ver que se puede hacer. Este blog se lo creé para que más adelante, si quiere, lo continúe. De momento yo le ayudo. Ya llegará el momento de que vuele solo, como dicen.

El día que nació, estuve en la sala de espera, obviamente esperando a que me llamaran para entrar cuando mi chica se pusiese de parto. Se mezclaban sensaciones: alegría, nervios, ilusión, miedo. Y direis ¿miedo?. Si, miedo. Yo le tengo mucha aprensión a la sangre y tenía miedo de desmayarme o vomitar al verla cuando estuviese de parto. Nada más lejos de la realidad. Sangre había y mucha, pero para mí es como si no hubiese. El ver salir su cabecita, luego el cuerpo, cortar el cordón, escuchar sus primeros lloros, ver como se tranquilizaba al ponerlo encima de mi chica. Era mi hijo. Había nacido, por fin. ¿Que más daba toda la sangre que hubiese o si tenía algún pegote de grasilla por encima?. Fue el momento más feliz de mi vida. Los tres abrazados en la camilla llorando de alegría.

Hay un tópico que dice que no se puede expresar con palabras lo que se siente en esos momentos. Y es cierto. Más o menos es una sensación de alegría, ganas de llorar, nervios, ilusión, un chute de energía, un subidón. Todo buenas sensaciones.

El momento más feliz de mi vida fue cuando llegó mi chica (Bea) a ella. Los dos somos muy felices, pero esto, esto es brutal. Es lo mejor que nos ha pasado en esta vida a los dos. Si tenemos momentos de bajón por la situación en la que estamos, solamente tenemos que mirarlo a la carita, y es que el cuerpo se te llena de una felicidad, que todo lo demás se te olvida.

Bueno tengo aquí al peque haciendome señales de que no me enrolle más, así que, besos y abrazos para tod@s y muchas gracias por seguir a mi peque.

Ya estoy aquí de nuevo peña. Me despido yo también porque creo que con la turra que os ha dado mi papá ya lo teneis bien por hoy. Hasta una próxima aventura en la que os contaré como me ha ido con las vacunas, que no se muy bien lo que es, pero según dicen será bueno para mí. Ya veremos. Besitoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooos.

salto-de-alegria-4795_4795

 

 

Anuncios

La vida de Jordi: “Pronto tendré intimidad”

Ya ha pasado un mes y tres semanas desde que nací, y obviamente he ido creciendo. Parece que lo he hecho más deprisa de lo normal, y ahora tendré que mudarme de camita.

Por fin voy a poder tener un poco de intimidad, porque hasta ahora estaba en una cestita de mimbre que parece sacada de una serie que hacen en la 1 de televisión, que se llama “Cuéntame”, o algo así, y estaba controlado las 24 horas del día.

Esa cestita, gracias a Dios, se ha quedado pequeña, y ahora me iré ya a mi cunita. Más espacio, y menos mirones jejeje.

Estoy contento, pero hay momentos en que se que echaré de menos esa horrible cesta. Uno de ellos es por la noche. Hasta ahora por la noche al irme a dormir, esa cestita estaba al lado de mi mami en la cama. Me gustaba saber que estaba a mi ladito, que si lloraba enseguida me atendía, me daba tranquilidad. Ahora dormiré en una cuna más grande y tendré una habitación para mi solo, pero me faltará el saber que está ahí al lado.

Perdonadme que esta vez esté poniéndome ñoño, pero es que mi mami es mi mami.

Os he contado esto pero se que aunque esté en mi habitación, mis papis estarán atentos a cualquier cosita que quiera o que me pase. Además ya tengo 7 semanas, y tengo que aprender a dormir solo, y a no tener miedo. Se que si lo consigo mis papis estarán orgullosos de mi (aunque se que ya lo están, pero no les digo nada para que no se lo tengan creído jeje).

Para los que no lo sepáis, mi habitación es azul con dos tonos (mitad de pared clara y mitad oscura), separados por una cenefa con globos aerostáticos, y adornados con estrellitas de vinilo. Ah! y hay un osete pescando una estrella, y también una luna y el mensaje: “dulces sueños”. Y como mi papi es electricista (sobre el papel dice él), me ha puesto una lámpara que es un planeta (saturno creo porque tiene un anillo).

Bueno, mi papi dice que por hoy ya lo tengo bien así que va a dejar que me despida de vosotr@s. Ahí voy: jnqefhnwrjhnfgv fgikwsrfgv’gvbqmq’ergvimnqvgb.

¿A que ha quedado chulo como escribo?. Beseteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeees.

habit peque

La vida de Jordi: “Fondo de armario”

Hola querid@s amig@s. Como ya os comenté en la entrada anterior, en esta os voy a hablar de mi fondo de armario.
Como tod@s sabéis, soy un chico moderno, actual, que tiene un blog, que está al día en las nuevas tecnologías (aunque no lo parezca), pero parece ser que mis papis no se han enterado todavía. Una personita como yo, necesita, lo que llamarían “ropita guapa”, o lo que es lo mismo, unas camisetas chulas con dibujos de cómics, o con grupos de música, pantalones piratillas, tejanos ajustaditos (aunque creo que esto ya es más complicado debido al paquete que llevo por si me hago mis cositas encima), alguna gorrita chula, etc. Pues no. A pesar de ser hijo único, y así librarme de heredar ropa, me ha salido el tiro por la culata, porque a pesar de no tener hermanos, si que tengo un primito y una primita, del cual me ha tocado heredar algo de ropa. La verdad sea dicha, algunas cosas si que molan, pero hay otras que dañan a la vista. Os pondré un ejemplo de lo que mola: tengo un vestido amarillo y blanco a rayas horizontales con un pescadito, un cangrejo y una gamba. Este a mi me mola, pero a mi padre, en un alarde de creatividad, no se le ocurre otra cosa que llamarme fideuet cuando me visten con él. Y obviamente eso no me hace gracia. Lo de fideuet viene por que es la mascota de el concurso de fideuà que hacen aquí en Gandia, y como llevo el marisco estampado en el vestido, ahí lo tenéis. Otro que tengo que me gusta también mucho, es uno con rayas horizontales, pero esta vez rojas y blancas. ¿A que no sabéis a quien dice que me parezco con él?. Pensad un poco. Por si no habéis caído aún os lo digo: Wally ( el famoso personaje de ¿Donde está Wally?.

Además de todo esto tengo más ropa, y exceptuando una de pijos que no me gusta nada con sus puntillas,  botoncitos, (arrrrrrrrrrg es que solo de pensarlo me da una rabia), el resto es una ropa bastante chula y como el horno no está para bollos, todo lo que me puedan prestar, bienvenido sea. Entiendo que a mis papis no les sobra el dinero, pero lo que si les sobra es el cariño que me tienen, y eso lo compensa todo, incluso el que a veces vaya vestido como un pijiito.

Bueno no me quiero enrollar más, asi que besitos para tod@s y nos leemos en la próxima entrada.

 

ropa-de-bebe-410

La vida de Jordi: “¿Engordar o no engordar? he ahí la cuestión

Muy buenas querid@s lectores/as. Ya tengo un mesecito de vida, y mi pediatra se ha empeñado en decir que no estoy en el peso adecuado. He oído, muchas veces, a mamá decirle a papá que está echando barriga, y que le ponga remedio. Que si no comas esto, que si bebes demasiado gas, etc etc. ¿Y a mí me dicen que tengo que engordar?. La teoría dice que en los primeros 15 días de vida tengo que recuperar el peso de cuando nací. Y digo yo: ¿que prisa hay?. Ellos se basan en una curva que tienes que seguir, pero esa curva debe estar hecha de una media, y siempre puedes estar un poco por encima o un poco por debajo, y no pasa nada. No todos estamos cortados por el mismo patrón.

La cuestión es que ahora, además del pecho, tengo que tomar algo de bibe, y no me gusta. Prefiero el calorcito del pechito de mi mami, donde me quedo dormido después de cada toma. Eso si, reconozco que soy algo perrete, y antes de completar la toma me quedo dormido. Cada vez que pasa eso, las pediatras les dijeron a mis papis que me tienen que despertar para seguir mamando. Pues bien, parece que a mi papi eso le gusta y se ha agenciado un pañito de tela que moja en agua fresquita, y cada vez que me duermo me lo pone en la cara para que me espabile. Me da una rabia eso. Cuando sea mayor y el se quede dormido en el sofá, le voy a hacer lo mismo. A ver si le gusta jejeje.

Ahora ya estoy en el peso que toca, y seguimos aumentando. Como bien, hago caquitas normal, hago mucho pis, y todavía me falta controlar un poquito eso de que por la noche hay que dormir, pero poquito a poco, que el mundo no se hizo en un día.

Uy, se me olvidaba contaros que también me han hecho las pruebas de la alergia, sobre todo a la lactosa, porque cuando empecé a tomar el bibe, vomitaba mucho y pensaban que podía ser eso. Me hicieron varios pichacitos en el brazo y ninguno reaccionó, asi que, estoy como una rosa en primavera. No tengo alergia a nada, por ahora. Toquemos madera (vosotr@s no lo veis pero en estos momentos le estoy tocando la cabeza a mi papi jejeje).

Espero que os haya gustado y a la próxima os contaré cositas sobre mi fondo de armario, porque algunas cosas podrían ser perfectamente de una serie que me parece que se llama “Cuéntame”, o algo asi.

Besitos para todos y todaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas. Chaito

Bebé-con-teclado

La vida de Jordi: primera celebración, primer sustito

Hola queridos seguidores presentes y futuros. Ayer 5 de Julio celebré mi primer cumplemes. Bieeeeeeeeeen. Mamá y yo nó sabíamos nada, y resultó que papá nos tenía reservada una sorpresita. 

Eran las 9 de la mañana cuando llamaron al timbre. Papá fué a abrir, y sorpresaaaaa, entró en casa un chico con un paquete envuelto con celofán y que tenía muchas cositas dentro. Cositas como por ejemplo tostadas con mermelada y mantequilla, una taza, nescafé, galletas de mantequilla con forma de babero, vestidito, biberón y, ojo al dato, con mi nombre jejeje. Resumiendo, un desayuno para mamá y un peluchito muy muy chulo del que no me separo para nada, para mí. Yo se que papá es detallista, y a mamá y a mí nos extrañó que durante la estancia en el hospital no nos regalase nada. Nosotros sabemos que estuvo muy liado arreglando papeles y no pudo estar con nosotros todo lo que hubiese deseado. Nosotros lo entendemos y le estamos muy agradecidos porque se desvive por nosotros. Este desayuno fué una grata sorpresa.

Todo iba genial, hasta que llegó la tarde. Salimos a dar un paseo por Gandía, y cuando estábamos llegando a la plaza de las Escuelas Pías, empece a llorar porque no me encontraba bien. Papá me cogió en brazos y me puso sobre su hombro pensando que me dolía la barriguita. Nada más hacerlo comencé a vomitar todo, de tal manera que empezaba a no poder respirar. Mi papá me puso boca abajo en su brazo y empezó a golpearme la espalda para que no me ahogase, pero no lo conseguía. Gracias a la ayuda de unas personas que pasaban por allí, me abrieron la boca y me tranquilicé. Aún así habíamos llamado a una ambulancia que nos llevó a urgencias donde me atendieron,y tranquilizaron a mis papás. Nos dijeron que, a lo mejor tengo intolerancia a la lactosa, así que el lunes me harán unas pruebas a ver que tal.

Hoy es domingo, y he pasado muy buena noche. Eso si, mis superpapis han estado prácticamente toda la noche despiertos vigilándome. Les quiero muchísimo y aunque todavía no se lo puedo decir con palabras, ellos lo saben.

Me hubiese gustado que fuese una entrada divertida, pero no ha podido ser. Me quedo con dos cosas: he cumplido un mesecito ya, y ¿que bebé de un mes puede decir que ha ido ya en ambulancia?.

Besitos y hasta la próxima.

La vida de Jordi: “De camino al primer mes de vida”

Esta mañana me he levantado con ganas de escribir, y le he dicho a mi papá: “papi enciéndeme el ordenador que me apetece escribirles unas cositas a mis seguidores”. Él lo ha encendido, me ha aupado a la silla, y me ha dicho: “ale ahí lo tienes todo preparado”. Mi papi se quedaba conmigo a ver que ponía y como me da algo de vergüencita, le he dicho que me dejara solo. Se ha negado diciéndome que podía caerme de la silla, a lo que yo le he contestado: “por favor papá que ya tengo casi un mes”.

Aunque no os lo creáis, se ha ido y me ha dejado solito. Eso si, atento por si lo llamaba por alguna cosa.

Bueno, a lo que vamos. Hoy voy a comentaros algunas cositas de este primer mes de vida. Aunque no os lo creáis, he conseguido que mis papis, según como sean mis llantos, sepan qué es lo que me pasa. Saben más o menos si tengo dolor de barriga, o si me he hecho caca (aunque para eso no hace falta ser muy listo, o me miras el pañal o simplemente notas el olor jeje), o por el contrario si tengo hambre.

Os voy a contar una cosa curiosa que me pasó ayer. Acabé de comer, mejor dicho desayunar, y me cogió en brazos mi papi, así mi mami aprovechó para ir a ducharse. Bueno pués ahí estaba yo en brazos de mi papá, y los dos nos mirábamos fijamente cual duelo al sol en las mejores peliculas del oeste. A mi me empezó a doler un poco la barriguita, pero aún así nos seguíamos manteniendo la mirada. Él me decía cosas bonitas: guapo, gordito, rebonico, y todas esas cosas que te dicen cuando eres peque, pero por un momento se hizo el silencio y se escuchó: “prrrrrrrrrrrrrt”. Jo, me había echado un pedete pero de los que llevan premio. Mi papá no le dió importancia ya que, normalmente me tiro unos cuantos (así saben que mi aparato digestivo funciona bien). Seguimos mirándonos y hubo un segundo “prrrrrrrrt”. Este más gordo y más denso, y con más premio si cabe. Entonces se hizo el silencio y se decidió a mirarme el pañal. Fué demasiado tarde. El daño ya estaba hecho. El pañal rebosaba de caquita tanto que se me salió por los lados manchándole todo el pantalón. Al verlo se levantó corriendo y me llevó al cambiador, donde me limpió y me puso cremita y un pañal limpio.

La verdad es que tengo un papá genial (y conste que no es por  hacerle la pelota), porque a pesar de haberle llenado de caca el pantalón y un poco del jersey, siguió haciéndome mimos, y diciéndome cosas bonitas, además de llenarme de besitos.

Por hoy ya está bien porque si no me enrollo demasiado y posiblemente os canse leer tanto. Antes de despedirme de tod@s mis fans, deciros que esos ojos que se ven en la parte de arriba de la página del blog, son los míos, y que aunque no os vea, siento que estáis ahí leyendo lo que escribo. Os espero en la próxima entrada, en la que seguramente os hablaré de como me visten jejeje.

Besitos a tod@s. Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaack

Imagen