La vida de Jordi: “De camino al primer mes de vida”

Esta mañana me he levantado con ganas de escribir, y le he dicho a mi papá: “papi enciéndeme el ordenador que me apetece escribirles unas cositas a mis seguidores”. Él lo ha encendido, me ha aupado a la silla, y me ha dicho: “ale ahí lo tienes todo preparado”. Mi papi se quedaba conmigo a ver que ponía y como me da algo de vergüencita, le he dicho que me dejara solo. Se ha negado diciéndome que podía caerme de la silla, a lo que yo le he contestado: “por favor papá que ya tengo casi un mes”.

Aunque no os lo creáis, se ha ido y me ha dejado solito. Eso si, atento por si lo llamaba por alguna cosa.

Bueno, a lo que vamos. Hoy voy a comentaros algunas cositas de este primer mes de vida. Aunque no os lo creáis, he conseguido que mis papis, según como sean mis llantos, sepan qué es lo que me pasa. Saben más o menos si tengo dolor de barriga, o si me he hecho caca (aunque para eso no hace falta ser muy listo, o me miras el pañal o simplemente notas el olor jeje), o por el contrario si tengo hambre.

Os voy a contar una cosa curiosa que me pasó ayer. Acabé de comer, mejor dicho desayunar, y me cogió en brazos mi papi, así mi mami aprovechó para ir a ducharse. Bueno pués ahí estaba yo en brazos de mi papá, y los dos nos mirábamos fijamente cual duelo al sol en las mejores peliculas del oeste. A mi me empezó a doler un poco la barriguita, pero aún así nos seguíamos manteniendo la mirada. Él me decía cosas bonitas: guapo, gordito, rebonico, y todas esas cosas que te dicen cuando eres peque, pero por un momento se hizo el silencio y se escuchó: “prrrrrrrrrrrrrt”. Jo, me había echado un pedete pero de los que llevan premio. Mi papá no le dió importancia ya que, normalmente me tiro unos cuantos (así saben que mi aparato digestivo funciona bien). Seguimos mirándonos y hubo un segundo “prrrrrrrrt”. Este más gordo y más denso, y con más premio si cabe. Entonces se hizo el silencio y se decidió a mirarme el pañal. Fué demasiado tarde. El daño ya estaba hecho. El pañal rebosaba de caquita tanto que se me salió por los lados manchándole todo el pantalón. Al verlo se levantó corriendo y me llevó al cambiador, donde me limpió y me puso cremita y un pañal limpio.

La verdad es que tengo un papá genial (y conste que no es por  hacerle la pelota), porque a pesar de haberle llenado de caca el pantalón y un poco del jersey, siguió haciéndome mimos, y diciéndome cosas bonitas, además de llenarme de besitos.

Por hoy ya está bien porque si no me enrollo demasiado y posiblemente os canse leer tanto. Antes de despedirme de tod@s mis fans, deciros que esos ojos que se ven en la parte de arriba de la página del blog, son los míos, y que aunque no os vea, siento que estáis ahí leyendo lo que escribo. Os espero en la próxima entrada, en la que seguramente os hablaré de como me visten jejeje.

Besitos a tod@s. Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaack

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s