La vida de Jordi: “Mi pequeño tesoro”.

Hola queridos amig@s. MI papá no para de pedirme que le deje escribir una entrada, poorfi porfi porfi. No se que querrá escribir, pero bueno como él me creó este blog y me está ayudando mucho, lo menos que puedo hacer es dejarle. Así que os dejo un ratito con él. Besitos.

Hola, soy el papá de Jordi y tenía ganas de escribiros un poquito lo que ha significado su llegada a nuestras vidas.

Dicen que todo hombre en esta vida tiene que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. De esas tres cosas  la que me falta es escribir un libro. Va a estar complicado porque no soy de letras, pero bueno siguiendo el consejo de una amiga (Mayte Pastor), más adelante recopilando las entradas a ver que se puede hacer. Este blog se lo creé para que más adelante, si quiere, lo continúe. De momento yo le ayudo. Ya llegará el momento de que vuele solo, como dicen.

El día que nació, estuve en la sala de espera, obviamente esperando a que me llamaran para entrar cuando mi chica se pusiese de parto. Se mezclaban sensaciones: alegría, nervios, ilusión, miedo. Y direis ¿miedo?. Si, miedo. Yo le tengo mucha aprensión a la sangre y tenía miedo de desmayarme o vomitar al verla cuando estuviese de parto. Nada más lejos de la realidad. Sangre había y mucha, pero para mí es como si no hubiese. El ver salir su cabecita, luego el cuerpo, cortar el cordón, escuchar sus primeros lloros, ver como se tranquilizaba al ponerlo encima de mi chica. Era mi hijo. Había nacido, por fin. ¿Que más daba toda la sangre que hubiese o si tenía algún pegote de grasilla por encima?. Fue el momento más feliz de mi vida. Los tres abrazados en la camilla llorando de alegría.

Hay un tópico que dice que no se puede expresar con palabras lo que se siente en esos momentos. Y es cierto. Más o menos es una sensación de alegría, ganas de llorar, nervios, ilusión, un chute de energía, un subidón. Todo buenas sensaciones.

El momento más feliz de mi vida fue cuando llegó mi chica (Bea) a ella. Los dos somos muy felices, pero esto, esto es brutal. Es lo mejor que nos ha pasado en esta vida a los dos. Si tenemos momentos de bajón por la situación en la que estamos, solamente tenemos que mirarlo a la carita, y es que el cuerpo se te llena de una felicidad, que todo lo demás se te olvida.

Bueno tengo aquí al peque haciendome señales de que no me enrolle más, así que, besos y abrazos para tod@s y muchas gracias por seguir a mi peque.

Ya estoy aquí de nuevo peña. Me despido yo también porque creo que con la turra que os ha dado mi papá ya lo teneis bien por hoy. Hasta una próxima aventura en la que os contaré como me ha ido con las vacunas, que no se muy bien lo que es, pero según dicen será bueno para mí. Ya veremos. Besitoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooos.

salto-de-alegria-4795_4795

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “La vida de Jordi: “Mi pequeño tesoro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s