La vida de Jordi: “Mi primer constipado”

Buenaaaaaaaaas a tod@s mis lectores/as. Hoy he cumplido mi segundo mes de vida, y yo esperaba alguna fiestecilla, alguna tarta o algo para celebrarlo, pero no. Nada más lejos de la realidad.

Bueno, una cosa que se me olvidaba y que quería deciros es que, he cogido mi primer constipado. Si señores/as, estoy constipado y aún estoy pensando como narices ha podido pasar. Un chicarrón (no del Norte), como yo ¿constipado?. 

Hará cosa de dos días empecé a llorar con un tono de voz raro. Un tono como si hubiese bebido cazallas toda mi vida, una voz ronca, una tos como si me fumase un paquete de tabaco al día. Eso fue el viernes. El sábado como mis padres vieron que iba a peor, me llevaron a la pediatra. Cuando llegamos nos atendió enseguida. Me auscultó (que palabritas más difíciles que uso leñe), me miró la garganta, los oídos y llegó a la magnífica conclusión a la que habían llegado mis padres: “tiene un constipado de mocos”. Y yo pensé: “será un constipado de cojones porque parezco un viejo tosiendo”. Ella nos dijo que mis padres me tenían que dar suero, y después aspirarme los mocos. Cuando oí esto me entro la risa tonta jejejejejejjejejejejje. ¿Aspirarme los mocos?. Eso habría que verlo.

Al salir tenía hambre y le dije a mamá: “mami dame algo de picar ¿quieres?”, y poniéndole ojitos (esto nunca falla), muy amable me dió de mamar un poco. Me dormí y a llegar a casa me ví encima del cambiador, casi en pelotas, semi incorporado y a mi padre con  un vial pequeño de suero en la mano. Uuuuuuuuuy mal rollo, pensé. Mi papá se dirigió a mi nariz con el vial, y zasca, me endiñó un chorraco de suero por la nariz, que un poco más y se me sale por el culete. Obviamente yo llorando como una Magdalena (no de las que se comen claro), esperando que parase. No fué así. Me puso dos más en cada agujero de la nariz, y me dió la impresión de que el líquido se me salía por todos los orificios del cuerpo. 

Al fin terminó. Que alivio pensé. Jajajajajaja que te lo crees tú. Cogió un cahirulo en forma de embudo que llevaba un tubo de goma largo con una boquilla al final. Lo rmiré desafiante como si le dijese: “eh tú ¿adonde vas con eso?”. Y enseguida me dí cuenta donde iba: a mi nariz. Me lo colocó en un orificio nasal, y empezó a chupar con saña por la boquilla, hasta que sacó todos los mocos habidos y por haber. Me dí cuenta de dos cosas: que no me gustó y que mi papá tiene los pulmones muy grandes. Repitió la operación dos veces y me dejó la nariz como una rosa en primavera: fresca, fresca. Eso sí, hubo un momento en que pensé que por la nariz me sacaba hasta el hígado, de lo fuerte que aspiraba. Pero no. Quedé aliviado, y desgraciadamente, como no puedo echarlos, hasta que se me pase tendré a la aspiradora humana encargándose de ello.

Hoy martes, estoy un poco mejor, y ¿me habrán podido vacunar?. Eso os lo contaré en una próxima entrada.

Gracias a tod@s por serme tan fieles, y por hacer algún que otro comentario. Me gustaría que comentaseis más, pero me conformo con que me leais.

Besitos para tod@s. Chaitooooooooooooooooooooooooooooooooo.

Humedecele-la-naricia_gallery_landscape

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s