La vida de Jordi: “A perro flaco todo son pulgas”

Queridos/as lectores/as supongo que estáis ya con el mono de una nueva aventura ¿eeeeeeeeeeeeeh?. Pues no sufráis más, no os rasguéis las vestiduras porque aquí llega un nuevo capítulo en mi emocionante vida.

No os asustéis al leer el título, porque así a primera vista parece chungo, pero no lo es. La otra opción que teníamos era: “eramos pocos y parió la burra”, pero pensamos que si lo leyese la mamá, no le haría mucha gracia, más que nada, por lo de parir, ya que a mí no me costó salir pero provoqué algunos daños colaterales jejeje.

Bueno, a lo que vamos. Después de que casi me ahogo, después de vacunarme, después de las pruebas de la alergia, pensaba que no me podía pasar nada ya. Jajajajajajaja (me río por no llorar), eso creía yo, Pues si señoras y señores. ¿Habéis oído alguna vez la expresión: “Molestas más que un grano en el culo”?. Yo no, yo directamente la he sentido.

Llevo unas semanas que cuando mis papás me cambian el pañal, se quedan mirando con cara rara mi culo. A mí me hace gracia las caras que ponen, pero poco a poco me he ido dando cuenta de que cuando las ponen no viene nada bueno.

No estaba equivocado. Según les oí decir, me estaba saliendo un grano en el culo. Si, si, como lo leeis, un grano en el culo. Uno de esos dias que me estaban cambiando puse atención en lo que se decían, y conseguí oir a mi papá que decía: “eso es un forúnculo”. Pensé, vaya que palabra más graciosa, pero joroba que dolorosa también. Al parecer eso es un grano supermegahiper gordo que se te puede enquistar. Mi papá hace mucho tuvo uno, y según le oí decir, lo abren, lo limpian, y luego lo vas curando hasta que cicatriza. No es un grano de esos que les sale a los jóvenes que hace que algunos se parezcan a una paella llena de arroz. Es más chungo.

Mi mamá como en muchas reuniones del cursillo de preparación al parto había escuchado que te salen muchas cosas, pero que poco a poco se te van, pensó que se iría solo. Esperaron unos días y aquello iba en aumento. Comenzó como un grano de arroz, y cuando me llevaron a la pediatra, eso parecía un garbanzo que se había escapado del puchero.

Ya en la consulta de la pediatra, me lo miraron, y ¿sabéis a que conclusión llegaron?¿no lo sabéis?. Yo quería que se equivocara, pero no, Era un forúnculo. 

La pediatra nos recetó una pomada, y un antibiótico por via oral (eso quiere decir que lo tomo por la boca para el que no lo sepa, porque yo no lo sabía), y en una semana me volverá a ver. La verdad es que al final en lugar de llamarme Jordi, me van a tener que cambiar el nombre por: el pupas. 

A mis papás se les ve tristes porque no quieren que tan pequeño no empiece ya con medicamentos, pero es lo que hay. Si ellos quieren que esté sano, tengo que pasar por ahí. De todos modos soy fuerte y todo lo que me dan, me lo tomo sin rechistar, ya que recibo el mejor premio que es verles una sonrisa de sandía en la cara.

Por ahora todo va bien, y parece que el granaco ha pasado de ser un garbanzo a una lenteja más o menos. Eso es lo que dicen porque yo no llego a verme el culo. Espero que dentro de unos días esté todo solucionado y vuelva a tener ese culito terso y suave que tanto les gusta limpiarme jejejejeje.

Besitos y abrazos para todos, y deciros que es un placer ver como algunos me comentáis que os gustan mucho mis aventuras. Eso me motiva a intentar hacerlo cada vez mejor. Gracias de verdad y hasta la próxima.

PD: una última cosita. Por si no lo sabíais, las fotos que pone mi papá no son mias ¿eeeeeeeh?

higiene-culito-del-bebe

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s