La vida de Jordi: “Mi primera estancia en la bebeteca”

Después del susto que os dí en la última entrada (jijijiji), en esta os voy a contar como me fue mi primer día en la bebeteca.

Yo se que todos los que me seguís sois muy listos pero habrá gente que no sabrá que es la bebeteca. Habrá gente que pensará que es algo parecido a un bar o un pub, pero no. Si para los mayores existe la biblioteca, obviamente, para los bebés estará la bebeteca.

Aclarado esto el martes a las 11 de la mañana fuimos papá, mamá y yo, a la bebeteca. Estaba muy intrigado a ver que era eso. Si que había oído a mis papás hablar sobre que es muy importante leer, y que muchas veces cogen libros de un sitio llamado biblioteca.

Llegamos y entramos, y a parte de mí había unos 5 o 6 niños/as más. Un chico muy alto como mi papá y muy simpático nos dió la bienvenida. El chico se llamaba David y al sentarnos nos comentó un poco de que iría la sesión. Primero nos contaría un cuento, luego daría consejos a nuestros papás de qué tipo de libros son los adecuados para nosotros/as, y finalmente cantaríamos una canción y haríamos una manualidad sobre halloween.

Empezó cogiendo un instrumento musical, que tenía un nombre complicadíiiiiiiisimo, pero que sonaba muy bien. Me parece que se llamaba chalifón o algo así. Tenía unas láminas metálicas que golpeaba con unos martillitos y que hacían que sonara una melodía muy relajante. De hecho un poco más, y tiene que coger el mocho y fregar el suelo de las babas que cayeron por allí al oir esa embelesadora (no se que significa pero queda chula ¿a que sí?), música.

Acto seguido nos contó el cuento de la castañera, del que nos hizo partícipes, levantando las manos, llamando al gigante para que ayudara a la castañera a coger las castañas del árbol que estaban muy altas, etc. Estuvo muy entretenido, ya que no se oyó ni un solo llanto. Todos estabamos super atentos a todo lo que decía.

Acabado esto, nos enseñó que tipos de libros son adecuados para nuestra edad, y me llamó la atención uno que dijo que era resistente al agua. Dijo que podíamos bañarnos con él. Yo me quedé extrañado porque yo cuando me bañan quiero disfrutar del agua y de mi patito que me dió mi abuela. Ya leeré en otro momento. En general son libros grandes con muchos colores y con pocas palabras, ya que todavía no hablamos (aunque si que escribimos y este blog es el ejemplo jeje).

Finalmente cantamos una canción llamada “Bon día”, que mis papás se están aprendiendo para cantármela por las mañanas al despertar. Ellos creen que me río porque me gusta la canción, pero realmente, y no se lo digáis a nadie (que quede entre nosotros/as), me río de lo ridiculetes que están cantándola. Ojo, no penseis que me río de ellos, no, todo lo contrario, me río con ellos.

Y ya para acabar, David nos enseñó a hacer una manualidad, que en mi caso es la primera. Fué un llavero con la cara de un tal Fronkistin o algo así, y que con la ayuda de mis papás conseguimos hacer. Yo poco pude hacer porque ni podía cortar, ni podía usar el pegamento, pero eso sí, apoyo moral para que les saliese chuli, les dí de sobra.

En conclusión, pasé una mañana genial, me parece que leer será algo maravilloso (estoy deseando poder hacerlo ya), y pasar una mañana haciendo esto con mis papás es lo más maravilloso del mundo. ¿Se puede pedir más?.

Besotes y abrazacos para todos/as, y os espero en mi próxima aventura/experiencia que espero que os guste tanto como las que ya he compartido con vosotros/as.

bebe_leyendo

La vida de Jordi: “Hasta siempre”

Bueno, nunca pensé que escribiría una entrada de despedida, pero el motivo de la misma es comunicaros a todos/as, que dejaré de escribir en el blog.

Ayer ya lo puse en el face de mi papá, y hoy como es justo os voy a explicar el porqué lo dejo.

Yo no lo sé, pero mi papá dice que en la página hay un contador de visitas y que en estas últimas entradas apenas han subido. Se han estancado en las seiscientas y pico visitas y apenas sube. Él piensa que ya no interesa lo que escribo a la gente y por eso lo hemos hablado y hemos decidido que seguiré escribiendo pero solo para mí. Continuaré para que así cuando sea mayor, sepa que cosas me pasaron de peque.

Dicho el motivo solo me queda agradecer, a un montón de personas que si que me han seguido hasta ahora y que según sus comentarios han disfrutado con mis aventuras, el haber estado entrada a entrada leyéndome. Muchísimas gracias de verdad a Sergio, Mayte, Elisa, Adri, Laura, Manuel, Ni, Fonky, Lucrecia, Vicent, Junky, Matías, Víctor, Ana y muchos que me dejo pero que os tengo en mente. Me ha alegrado mucho saber que os interesáis por mí.

Espero que os vaya todo super bien en la vida, y que alguna vez preguntéis a mi papá por mí. Os quiero un montón.

Hasta siempre con cariño de vuestro peque de aventuras favorito. Besitos para todos/as.

adiós bebe

PD: Se me olvidaba una cosa, y era deciros que me hubiese gustado ver vuestra cara al leer la nota de despedida porque…………………………..esto es una BROMITA que os he querido gastar, porque ya sabéis que me gusta mucho reír, y desde ahora las bromas jejeje.

Estad tranquilos porque aunque solo me leyese una persona, por ella seguiría escribiendo,y como sois unos/as cuantos/as, tranquilos/as que vais a seguir sabiendo de mí. BESOTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES.

primer-año-ocho-meses

La vida de Jordi: “El croquetín”

Hace unas semanas mis papás estaban viendo “el chriringuito de Pepe”, y en ese capítulo querían batir el record mundial de la croqueta más grande. No se les ocurrió otra cosa que llamarle “El Croquetón”.

A hacer la croqueta también se le llama, tengo entendido, a cuando te revuelcas por algún sitio imitando a como si estuvieses rebozándote en alguna sustancia.

Todo esto viene a que, por fin, casi consigo darme la vuelta boca abajo, para intentar gatear.

Todo pasó hace poco cuando mi mamá me estaba cambiando el pañal en la cama. Hay veces que no tengo el día bueno y suelo estar algo transtornadito. Lloro mucho, no paro de moverme, etc. Ese día estaba inquieto, y en el momento de cambiarme el pañal, se me ocurre arquear el cuerpo, me pongo de lado y en unos segundos ya estaba boca abajo. Dios mio que imagen tan lamentable. Imaginadme boca abajo con un brazo debajo de la barriga, el otro estirado, y moviendo las piernas a lo loco. Lo peor de todo esto es que mi mamá en lugar de ponerme boca arriba de nuevo, no se le ocurre otra cosa que empezar a vocear a mi papá para que viniese a ver el “gran logro” que había conseguido.

Llega mi papá, y al igual que mi madre, no me pone boca arriba. Al so melón no se le ocurre otra cosa que decir: “que mono. Voy a buscar la cámara y le sacamos una foto”. Mi enfado iba aumentando por momentos, ya que el brazo que tenía debajo de la barriga se me estaba empezando a dormir y me hacía cosquillas. Menos mal que fué rápido y una vez habían flipado y me habian sacado la foto, me pusieron boca arriba.

Al fin pude descansar y mi papá se me acercó, y como si pensara que le iba a entender me dijo: “Jordi cuando quieras darte la vuelta, tienes que estirar el brazo y rodar en el sentido del brazo que has estirado”. Yo, como comprenderéis, no entendí nada, pero aún así, tontín de mí lo quise volver a intentar, fracasando estrepitosamente. Se me volvió a quedar el brazo debajo de la barriga.

Fué un fracaso total, y lo que conseguí fué rodar cual croquetita rebozada, de ahí el nombre de la entrada de hoy. Con todo y eso me quedo con la satisfacción de mis papás que ven que, aunque no me sale bien el darme la vuelta, todos los días lo sigo intentando.

Bueno, si queréis preguntarme alguna cosa, ya sabéis donde encontrarme. Besotes para ellas y abrazacos de osito para ellos (ya os los daré de oso más adelante).

Baby-Movement

La vida de Jordi: “Banderilleado de nuevo a los 4 meses”

Martes 7 de Octubre.

12:20 AM.

Consulta de la pediatra.

Ese día me levanté con un mal presentimiento. La mañana fué normal como casi todos los días. Sobre las 11:45 de la mañana empezaron a vestirme y a ponerme guapo. Entonces pensé: “que guay, nos vamos a dar un paseo para tomar el solecito”. Jaja, eso es lo que me pensaba yo.

Me ponen en el carro, salimos de casa, tomamos el ascensor y bajamos. Al salir a la calle, no tomamos la dirección que tomamos casi siempre. Tomamos la dirección que lleva al……………tan tata chaaaaaaaaaaaaaan, centro de salud. Yo ya no me acordaba que hacía dos días había cumplido 4 meses, y no caí en la cuenta que en esa edad te vuelven a dar pinchazos.

No estaba muy seguro, pero todo indicaba que iba a ser banderilleado de nuevo.

Entramos en el centro de salud, y cuando el reloj marcaba las 12:25, escucho una voz maléfica que salía de dentro de la consulta y que decía: “Hombreeeeeeeee, si es Jordi. Pasa pasa”. Me dió tan mal rollo el tono en que lo dijo, que estuve a punto de saltar del carro y pirarme lo más rápido posible sin mirar atrás. El único inconveniente de este plan era simple, y era, obviamente, que no puedo caminar aún.

Fastidiado, entramos en la consulta, y lo primero que escucho es: “desnudadlo”. Ala, así a lo bestia, a pelo, a ponerme en pelotas. Me llevaron a la báscula para pesarme y quería hacer un pis a la enfermera, pero de los nervios no me salió ni una gota. Luego me miden, me auscultan, me tocan la barriga, e incluso me miden la cabeza (será para ponerme alguna gorrita pensé)

Pasado todo este trámite de la revisión, veo que la enfermera se dirige a la nevera y saca 3 cajitas. Ahí me dejaron de cuadrar los números porque recordaba que la otra vez fueron 2. Tonto de mí pensé que sería otra vacuna bebida, y no. Esta vez que equivoqué. Me pusieron el pañal, y al tiempo la enfermera me daba a beber una pipeta que sabía a demonios. Acabo de tomármela y noto un frescorcillo en la pierna. Empiezo a asustarme, y veo que la enfermera se acerca a mí con una jeringuillaza enorme y cuando menos me doy cuenta, zas banderillazo en la pierna. Lloro desconsoladamente. Mis papás intentando calmarme, y cuando empiezo a mentalizarme, zas, en la otra pierna. Después de estas dos, pense que había terminado y nada. Zas otra más. Nada más me la pusieron, me cogio mi papá en brazos y me calmé. Me sentí seguro y dejé de llorar.

En ese momento empezaron todos/as a alabar mi valentía, ya que normalmente dijeron que todos los niños no se calman así como así. Yo mientras me pinchaban pensé en mis papás y quería que se sintieran orgullosos, así que dejé enseguida de llorar por ellos, y nada más hacerlo fueron ellos los que lloraron, pero de alegría al ver lo valiente que fuí.

Se que cuando cumpla 6 meses tendré que volver a ser banderilleado, pero sabiendo que ellos estarán ahí, a buen seguro que será más llevadero porque no hay nada que me satisfaga más que ver a mis papás orgullosos de mí.

Besotes a tod@s, gracias por seguirme, y os emplazo a una nueva entrada. Os pido que no seáis impacientes ya que no me pasan todos los días cosas dignas de contar.

Os quierooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.

vacunas-bebes

La vida de Jordi: “En la universidad”

Supongo que alguno/a de vosotros/as os habréis quedado sorprendidos al ver el título de la entrada, ¿a que sí?.

No penséis que soy un superdotado y que con 4 meses ya voy a ir a la universidad, jeje (aunque soy muy listo). Todavía me queda mucho que estudiar, aunque ya quiero hacer mis pinitos hablando.

Es cierto que he estado en la universidad esta mañana, pero ha sido para acompañar a mis papás a una charla sobre la lactancia.

Hemos estado en una cosa que llaman “salón de actos” , donde había mucha gente que escuchaba a un hombre calvete, como mi papá, muy atentamente. Yo, como no me enteraba de nada, he decidido llorar un poco y así mamá me ha dado un poco de tetita y he intentado dormir un poco pero no podía, así que he vuelto a llorar y mi papá me ha tenido que coger al brazo y hemos salido fuera a cotillear un poco.

Se me ha quedado cara de sorpresa al ver que grande era todo aquello. Mi papá me iba diciendo que ahí es donde estudiaré cuando sea mayor y que se llama “pampus” o algo parecido.

Ha sido una mañana diferente con mis papás en la que he seguido descubriendo cosas nuevas y disfrutando de su compañía y al parecer mi mamá ha salido muy contenta y satisfecha porque ha aclarado unas dudas que tenía.

Ah se me olvidaba deciros que este martes pasado me dieron las vacunas de los 4 meses, y me volvieron a banderillear las piernas. Pero esto lo contaré en la siguiente entrada.

Besitooooooooooooooooooooooooooooos para tod@s

nino-con-birrete

La vida de Jordi: “Me quedo sin peloooooooooooooooo”

Hola de nuevo a tod@s. ¿Qué tal estáis?¿Todo bien?. Me alegro.

Como habréis leído en el título, me estoy quedando sin pelo. Nací con un abundante pelo neeeeeeeeeeeeegro color azabache, y me he dado cuenta que cada vez tengo menos y, ojo al dato, me está cambiando de color (el colchón no engaña).

Estoy un poco acojonado porque mi papá no tiene pelo y creo que soy demasiado joven para quedarme calvo como él. Cuidado que eso no quiere decir que no esté orgulloso de él, simplemente que antes de quedarme calvo como él, me gustaría disfrutar de un pelazo precioso, suave y bonito como los que salen en los anuncios de champús de la tele.

El pelo, que era negro, se me está haciendo de un color entre rubio y castaño. Supongo que será como el de mi mami porque a mi papá como lo he conocido calvo ya, no se de que color lo tenía. La verdad es que siempre he oído decir a mi papá: “ojala te parezcas a tu madre en la guapura (no se si se dice así), y de mí me gustaría que sacases la altura”. Se que mi papá no es profeta, ni adivino, pero parece que de momento va acertando, porque soy guapo como mi mamá y aunque no mido 1,92 como él , voy camino de ello.

Ah se me olvidaba deciros que hoy he cumplido 4 meses ya, y que veo que el tiempo vuela porque parece ayer cuando estaba con mis papás en el hospital y ahora ya hasta casi quiero hablarles y todo.

Y una última cosa que quería deciros es que la próxima vez que vuelva a escribir, os contaré como ha ido la segunda tanda de vacunas (las que te ponen a los 4 meses), que me tocan el dia 7 de octubre. Espero que no me hagan mucho daño, y si me hacen un poquito, se que ahí estarán mis papis para consolarme.

Besitos y abrazos para tod@s, y hasta la próxima entrada.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA