La vida de Jordi: “El día del padre”

Una vez más mi papá me ha pedido permiso para escribir en mi blog, y claro, como no se decir que no, he aceptado. Os dejo con él, y no tengo ni idea de que querrá deciros.

Hola soy el papá de Jordi, y quería deciros que estoy muy emocionado porque este día 19 de Marzo va a ser mi primer día del padre.
Normalmente ese día todo suelen ser felicitaciones por parte de los hijos y, a veces, cae algún regalito.

Por ser mi primera vez que lo celebro, en lugar de recibir felicitaciones y regalos, quiero hacer yo un regalo a mis dos personas más queridas: Bea y Jordi.

Hace 9 meses y pico, mi chica me hizo el regalo que más puede enorgullecer a una persona, y ese es: un hijo/a. Durante estos meses esta persona pequeña nos ha regalado muchísimas cosas. Sobre todo momentos inolvidables. Lo recuerdo tan pequeño, tan indefenso, llorando nada más salir de su mamá. Nada más ponerlo sobre ella buscó la manera de llegar a conseguir su primera comida en el mundo exterior. Lo consiguió de manera insistente, y tranquilizándose. Esos dos momentos al igual que el corte del cordón, los tengo grabados a fuego en la memoria, y perdurarán siempre incluso cuando ya no esté aquí con él.

Tras estos dos momentos han ido llegando muchísimos, muchos buenos y algún que otro susto, pero que se quedaron solo en eso, en un susto.

Llegó el momento en el que abrió los ojos y aún viendo manchas borrosas sabía que estábamos a su lado. El momento en que descubrió sus manos, el momento en el que le dimos su primer baño, que no le gustó demasiado, el momento en el que le cayó el ombligo (el trocito de cordón que quedaba con la pinza), el momento en que le dieron las vacunas, el maravilloso momento que dijo papá y mamá, el momento de sus primeras sonrisas, el momento en el que, además de leche empezó a comer varios alimentos. En fin, un cúmulo de momentos que son el mejor regalo que un padre y una madre puede recibir de un hijo/a. Momentos que al recordarlos hacen aflorar los sentimientos, y que hacen que se te escapen unas lágrimas de felicidad. Momentos en los que, por un instante, la vida deja de ser una mierda y es maravillosa.

El día 19 celebraré mi primer día del padre, y estoy super feliz de todos los momentos que me ha regalado mi Jordi. Momentos que nunca envejecerán, ni se romperán y habrá que tirar.

Muchísimas gracias Bea y Jordi, sois el mejor regalo que a un padre se le puede hacer.

Bueno chicos y chicas, parece que papá ha soltado de una vez el teclado y podré leer lo que ha escrito. Todavía no lo he hecho pero se que seguro que me gusta mucho.

Hasta una próxima entrada besitos y abrazacos de Jordiet.

día-del-padre

 

Anuncios

La vida de Jordi: “¿Que hay de nuevo amigos?”

Hola a todos/as. Seguro que os extrañaréis al ver que voy a publicar una nueva entrada, ya que dije que se habían acabado y que mi papá seguiría escribiendo para mí pero sin publicar nada.

A mi no me parecía justo porque con algunos/as lectores/as, se había creado un vínculo especial, y me daba pena que ya no supieseis de mi. En especial me estoy refieriendo a 3 personas en concreto, que después de dejar de escribir me han preguntado que tal me va y son: Adriana, Sergio y Pili. Así que he decidido que, a parte de lo que mi papá me escribe, voy cada cierto tiempo a escribir una entrada en la que os resumiré que me ha pasado. Sin más rollos vamos a ello.

Recuerdo que en la última entrada os hablé de que ya decía papá y mamá ¿no?, y que tenía ya los dos dientecitos de abajo. Pues desde el 22 de Enero que fué la ultima vez que escribí han pasado algunas cositas.

La primera es que el día 5 de Marzo llevaré fuera de la barriga de mi mamá, el mismo tiempo que estuve dentro: 9 meses. Como dice mi papá: “Ya estás hecho un hombre”. También me aguanto sentado sin caerme. Esto os parecerá una tontería, pero recuerdo la primera vez que me sentaron en una especie de jaula de tela a la que llaman “parque”, llena de peluches, bolas de plástico y demás cosas, más que un bebé parecía una peonza o alguien que va en un barco y está mareado. Siempre acababa cayendo. Ahora ya no. Ahora ya me mantengo y encima cojo cosas del parque sin caerme.

Otra cosa de la que parece que voy a pasar es el gatear. Yo veo a toda la gente que va por la calle, que van caminando y yo quiero hacerlo igual también. De hecho mis papás a veces me cogen de los brazos e intento caminar. Parece difícil pero como ya estoy hecho un hombrecito, voy a aplicarme y a intentar andar sin pasar por el gatear. Además contribuiré a que mi papá baje de peso que está algo gordete, ya que tendrá que ir detrás de mí para controlar que todo vaya bien y recogerme si me tiro al suelo porque soy tan chulo que yo no me caigo al suelo, yo me tiro jejeje.

También me han cambiado el menú. Ahora como de todo. Lo que hace mi papá para comer es lo que como yo también. Lo mío muy soso porque no puedo comer sal, pero al menos ya no babeo viendo las cosas que comen ellos, pensando en que yo solo leche,leche y más leche. He comido cous cous con verdura, pizza, puchero, etc. También he empezado a comer pescado blanco hervido. Un pescado que se parece a otro que tiene nombre de estilo musical. Creo que a lo que se parece es al rap o algo así. Por tanto mi menú ahora es: desayuno leche, como lo que comen mis papás más leche, meriendo fruta, y ceno pescadito con patatas o verduritas (brócoli, calabaza, zanahoria…). Todo muy sanote.

Ya por último os cuento que tengo dos dientes más. Los dos grandes de arriba, que les llaman de una forma familiar “paletas”, no se porque, y que gracias a ellos mis papás se han llevado algún que otro mordisquito, pero eso sí, con cariño. Jejejejeje.

Bueno ya no os doy más la tabarra, y deciros antes de despedirme que cuando acumule varias cositas dignas de contar, las escribiré para todos/as vosotros/as. Besitos y abrazotes. Nos leemos.

new_1036