La vida de Jordi: “Feliz dia de la madre con retraso y aaaaaaaaaaaaaaaaaaaachis”

Hola amigos/as. Seguro que habéis pensado, viendo el título, que estoy constipado. ¿A que sí?. Pues no. No os preocupéis y estad tranquilos que estoy perfectamente. Luego os explico un poco de donde viene el título.

Antes que nada pediros disculpas por haber estado sin contaros nada desde mi santo, que creo que fue la última vez que escribí. Desde entonces ha pasado alguna que otra cosa, como por ejemplo: el día de la madre (que el melón de mi padre se olvidó de ayudarme a hacer la entrada), algún que otro diente más, los ánimos que doy a mis papás, ya consigo levantarme y estar de pié, etc.

Vayamos por partes y empecemos con el día de la madre. En mi corta vida (de momento estoy empezando), fue el día más estresante de todos. Recuerdo que fue un sábado por la mañana cuando fuimos a comprar los regalos a mamá. Le dijimos que se fuese con mi abuelo, mi tía y mi prima a dar una vuelta, y así aprovechamos para ir a comprar. La idea de mi papá era buena: un libro titulado “Tu eres la mejor mamá del mundo”, y una camiseta con las huellas de mis manos y mis pies estampadas en ella. ¿Como salió todo?. Regulin. El libro perfecto, y además le gustó. Con la camiseta hubo un pequeño problema. Compramos pintura para las manos, y cuando llegamos a casa extendimos la camiseta en la mesa, me pringó las manos de rojo y verde, y sin tener en cuenta que casi me pongo a chuparme los dedos (no sabía que era pintura), mi papá me cogió las manos y……….zas. Las huellas estaban en la camiseta. Cuando ví que me quitaba los zapatos y me iba a pringar los pies, pensé: “ahhhhhhhh no por ahí si que no paso”, y empecé a mover las piernas para escaquearme. Como soy persistente y cabezota al final papá desistió y solo pusimos las manos. Hasta ahí todo bien. El problema vino cuando leyó las instrucciones de las pinturas: “Lavable con agua”. Jajajajajajajaja. Yo no podía parar de reír porque cuando mi mamá lavase la camiseta, borraría todo el trabajo que habíamos hecho. Si es que mi papá lleva un tiempo que no está centrado entre el inglés, la cocina, y otros problemas, no está en lo que tiene que estar. Esperemos que esto se solucione pronto. Llegó el día de la madre y le dimos los regalos, que le encantaron. Le avisamos de lo de la camiseta, y pensamos que nos diría que vaya que melones por no haberlo pensado antes, pero no. Se alegró muchísimo y dijo que aunque no se la pudiese poner, la guardaría como oro en paño (que no se que significa pero que papá me dijo que para ella sería como un tesoro).

Ya por último quería dar las gracias a mi mamá por haberme hecho el regalo más grande que se le puede hacer a nadie: la vida. Muchas gracias mamá. Sé que va a ser imposible devolverte ese regalo pero lo compensaré dándote todo el cariño que te tengo, y haciendo que siempre estés orgullosa de mí. Te quiero mamá.

Bueno no me quiero poner más ñoño, porque para ñoño está mi papá.

Hasta una próxima entrada que será muy pronto, y sed felices siempre.

613-4-mama-con-su-bebe-postales-del-dia-de-la-madre