La vida de Jordi: “RESPETO”

Hace unos días una amiga me comentó que quería que escribiese algo. Yo le dije que no me había pasado nada importante para escribir una entrada, pero he leído unas cosas que me han hecho pensar y que me han llevado a escribir aunque sea unas palabras de apoyo para un niño pequeño (no tan pequeño como yo), al que aprecio igual que a su papá y su mamá.

Bueno ahí va:

Toda la gente somos personas. Hay flacos, gordos, guapos, menos guapos, altos, bajos, amantes del deporte, de la naturaleza, de hacer manualidades. Cada uno con sus virtudes y sus defectos. Los niños debemos divertirnos, jugar, aprender y disfrutar de nuestra infancia. No tenemos que estar condicionados por que los papás sean de un partido político u otro. No hay derecho que a ningún niño que vaya por la calle paseando con su papá o mamá, se le acerque otra persona a increpar o a insultar a cualquiera de los dos.

¿Qué pensáis de una persona adulta que en presencia de un niño o niña empieza a insultar al padre o a la madre?: Ese tipo de persona ¿qué educación le estará dando a sus hijos?¿le gustaría que se lo hicieran a ella?. Ese tipo de persona, a parte de no llamarse persona, y menos adulta, está perdiendo todos los valores que pueda tener (a no ser que no tenga ninguno).

Bueno Dani, muchos ánimos y estate orgulloso de tu mamá y tu papá que defienden lo que piensan cueste lo que cueste, y eso hoy en día escasea. Id todos con la cara bien alta, porque no es ningún delito decir y defender lo que se piensa.

Besitos y ánimo Dani a ti y a tu familia.

libertad-de-expresión

La vida de Jordi: “Caminante no hay camino, si no caminas porrazo que te das”.

Muy buenas queridos/as lectores/as. ¿Como lleváis el caloret?¿Bien o mal?. Yo lo llevo fatal.  A todas horas sudado y eso que voy medio en bolas, que solo llevo el paquete. Estoy deseando que pase este calorazo y llegue el fresquito porque esto parece una casa de locos. Estamos todos alterados.

En estos días, he soltado la lengua un poquito y ya digo algunas palabras. Digo agua, papá y mamá, tía, y la que más me gusta: guapo.

Cada vez que alguien me dice que soy un nene guapo, me sale un pedazo de sonrisa tan grande como una tajada de sandía. Me gusta mucho que me lo digan aunque mis papás me dicen que soy un creído por reirme. Eso es que tienen envidia cochina jejeje.

Como la palabra guapo es la que últimamente escucho más, es la que mejor he aprendido a decir. Mis papás me dicen: ¿qué es Jordi?, y Jordi responde: “apooooo”. No hace falta que diga que cada vez que pronuncio esa palabra el sitio donde estemos se convierte en un charco de babas.

Cambiando de tema, además de las palabras que digo, ya como con el tenedor yo solo. Me cortan lo que como en trocitos y yo lo voy pinchando y me lo como muy bien. Me cuesta un poco controlar como me pongo el tenedor en la boca, pero si no me aclaro cojo con la mano lo que hay pinchado y ale, a la boca. Con la cuchara es más complicado porque cuando no acierto la parte que tiene que ir hacia arriba, me cae la comida encima y me hago una porquería. Si me hubiéseis visto el otro día comer un yogurt con canela, hubiéseis flipado. Me lo pasé pipa porque me puse más yogurt en la cara del que me comí. Hubo un momento que parecía un payasete cuando se maquilla jeje.

Si os fijáis en el título, habréis pensado que ya camino algo. Pues no. Lo mío es gatear y me da algo de cague caminar de pié. Tienes muy poca estabilidad y solo lo hago cuando mis papás me cogen de la mano. Este título viene a que de momento de caminar nada, pero eso sí, voy a intentarlo aunque me cueste más de un porrazo.

Ya no me enrollo más y os deseo que lo que queda de verano lo paséis genial y que este calor no os derrita, que a la vuelta os quiero ver aquí a todos/as leyendo mis pequeñas aventurillas. Besitos para todos/as.

standing-up