La vida de Jordi: “Mis terceras ferias (parte 2)”

Seguro que muchos/as de vosotros/as tendréis curiosidad por ver como acabé las fiestas. ¿A que sí?. Pues ya no tenéis que esperar más, que ahora os lo cuento.

Básicamente  hay que destacar dos cosas: el tío de la porra y dos atracciones de feria.

Respecto al tío de la porra, comentaros que el último día por la tarde  hicieron un pasacalle de despedida, y como sabía que papá estaba triste por habérselo perdido, me dije: “vamos a ver el pasacalle a ver si se alegra un poco, ya que por cuestiones de curro no pudo llevarme a verlos (me llevó mamá). Era a las 19:30 y vimos el pasacalle entero. Ví como a papá le cambiaba la cara, y se le ponía una sonrisa de oreja a oreja al verlos (aunque yo creo que era porque estaba conmigo y con mamá, pero no se lo digáis a nadie ¿eh?). Nos gustó tanto que hicimos el recorrido con ellos entero. La pena es que todo acaba y hasta el año que viene ya no los podré ver. Pero bueno, al año que viene en lugar de ir a verlos yo, vendrán al cole a por mí, que me hace mucha ilusión.

La segunda cosa son las atracciones de feria. Hay tres días en los que el viaje en todas las atracciones vale la mitad, es decir, 1,50 euros. A mí me hacía ilusión subir a los caballitos del tio vivo (y a mi papá más que a mí seguro). Bueno, pues compró el ticket y subí a un caballito y papá a mi lado. Tras un par de minutos sonó una sirena estridente (que todo hay que decirlo y me dió un buen susto), y todo aquello empezó a ponerse en marcha. Subiendo y bajando y encima dando vueltas. Me empezó a entrar cague, a pesar de que estaba papá a mi lado, y me dió por llorar. Mi papá no paraba de decir: “es que lo sabía, es que sabía que iba a pasar esto”. Yo solo pensaba en bajar, pero papá `consiguió tranquilizarme, y tuvimos la fiesta en paz.

Luego ví “el tren de la alegría”, y parecía algo más tranquilo. Como no, papá y yo subimos. Me contó que antiguamente se llamaba “el tren de la bruja”, y obviamente el que daba los escobazos no era Mickey si no una bruja fea de narices. Pero este era el de la alegría, y un Mickey enorme (y que a veces daba algo de miedito), era el encargado de dar los escobazos (flojitos claro está).

Fué una tarde entretenida, y que espero que el año que viene se vuelva a repetir, sin esas caguetas de miedo que me entraron.

Nos vemos en la próxima entrada, ¿ok?. Besitos y abrazotes.

p1020024.jpg

La vida de Jordi: “Mis terceras ferias (Parte 1)”

Hola. ¿Qué tal estáis?. Yo aquí disfrutando de los placeres de ser pequeño. La verdad es que tengo un pequeño bloqueo mental, y me está costando ver qué cosas os puedo contar. Cierto es que podría contaros muchas porque cuando eres peque, cualquier cosa es importante. Hasta el mínimo detalle.

Despúes de pensarlo mucho, me he decidido, y voy a hablaros de como he pasado el primer día y medio de ferias. Por si no lo sabíais, en Gandia son fiestas del 30 de Septiembre al 3 de Octubre (Ojo que eso no quiere decir que estemos 4 días de farra, que hay que currar también).

Os habréis dado cuenta de que he puesto en el título: “Mis teceras…”. Esto es simplemente porque apenas recuerdo nada de las dos primeras (más que nada  porque era demasiado pequeño).

A lo que vamos. El primer día fuí a ver a la plaza del Ayuntamiento a unos señores y señoras vestidos con unas casacas rojas, un gorro “peculiar”, unas gafotas con narizón y un tambor. Mi mamá me dijo que era “el tío de la porra”, y que eran quienes a golpe de redoble daban comienzo oficialmente a las fiestas. Me pasé todo el día imitando con la voz el redoble que hacían (más o menos era así): “pom poorrom poorrom pom, pom poorrom poorrom pom…”. Menudo día les dí a mis papás. Por la tarde fui con mamá a ver como habían puesto el centro de la ciudad (mercadillos medievales, animación en la calle, etc). Y por la tarde – noche fuimos al ayuntamiento porque proyectaban sobre la fachada una especie de presentación sobre el tío de la porra, que me encantó. El sonido, las imágenes, la luz, los efectos de como el ayuntamiento se caía……fue espectacular. Ni siquiera parpadeé.

En el segundo día he visto algunas cositas más, y………….esta noche actúa mi grupo de música favorito, pero me da la impresión de que no me dejarán ir a verlos. Se trata de “La habitación roja”. Me gustaría escuchar en directo la canción que escuchaba cuando estaba en la barriga de mamá e íbamos en el coche a trabajar. La canción en cuestión se llama: “De cine”. Y os preguntaréis: ¿porqué sabes que es tu favorita?. Muy fácil. Era la única canción que al escucharla, era cuando empezaba a moverme y a darle pataditas.

Ya os iré contando como pasan, o mejor dicho la recta final de las fiestas. Besotes para todos y todas y en especial para todos los #PapasBlogueros.

4611-tio-de-la-porra