La vida de Jordi: “Se acabó lo que se daba”

¿Preparados para un nuevo fin de año?¿Uvas?¿Algo rojo?. Yo voy a pasar mi primera Nochevieja en la que me enteraré de algo, con un trancazo del 15. Cachis la mar, con lo bien que quería pasármelo yo, y tendré que estar con chupitos de jarabe en lugar de champán y esas cosas que beben los mayores (esto último es broma ¿eh?).

Como soy muy agradecido y no quería pasarlo yo solo así, he decidido que los papis se unan a la fiesta, y aquí estamos los tres aguantando como podemos (no como el partido político, no penséis mal).

La cena de hoy me hace especial ilusión porque esta será la primera Nochevieja en la que cenaré con mis primos. Vosotros seguramente lo veréis normal, pero no. Os contaré porqué. Mi tía, su marido y su hijo (mi primo), tuvieron que irse a Inglaterra por cuestiones de trabajo, y apenas los veo dos veces al año. A mi me gustaría verlos más pero conforme está el trabajo en España me da que tardaré en poderlos ver más asiduamente. A mi prima María la veo más veces porque ella está aquí, pero nunca coincidimos en la cena de Nochebuena, ni en la comida de Navidad. Así que este año parece que se han alineado los planetas (ojo no confundir con el grupo de música independiente), y por eso será una noche especial, o mejor dicho unos días especiales.

Mi deseo en este año que acaba es sencillo. Solo pediré dos cosas: estar siempre con mis papis y poder ver más a mis primos. Con eso me conformo. Bueno y que lo reyes me traigan algún juguete. ¿Estaría bien no?.

Más que desearos a todos/as mis lectores/as un feliz 2017, os desearía que viváis cada uno de los días de todos los años venideros a tope, disfrutando de las pequeñas cosas como hago yo. Un abrazo de papá, un achuchón de mamá, mirar a las hormigas como desfilan por la acera hacia el hormiguero, ver pasar al camión de bomberos o el coche de la policía, comer con papá y mamá, y muchas cosas más que pondría pero no quiero hacerme pesado. Lo dicho, no os paséis esta noche que el año que viene habrá más entradas en el blog y mejores, y quiero que las podáis leer.

Besotes y abrazotes.

8950-tarjeta-online-de-un-bebe-en-ano-nuevo

 

Anuncios

La vida de Jordi: “Música, música y más música”#VDLN

Hola .Cuanto tiempo sin escribir nada. A ver que me organice un poco y os cuento. A mi papá le gusta mucho la música, y a mi también. Soy de los que piensa que sin la música esto sería muy triste.

En twitter, la parejita de golpe, todos los viernes hacen lo que se llama #VDLN (viernes dando la nota), y se trata de poner canciones que singnifican o han significado algo en nuestras vidas. Hoy mi papá quiere aprovechar mi blog para poner un par de canciones. Allá van:

La primera me la dió a conocer un amigo (Jose Ferrandis), escritor y al que le gustan los cantautores (aunque también los rockeros). La canción en cuestión es de Pedro Guerra y se llama “cuando Pedro llegó”. Él tiene un libro que os recomiendo que se llama “Almas suspendidas”, en el que aparece esta canción. La escuché y se me saltaron las lágrimas de lo preciosa que es. Escuchadla seáis o no papás o mamás.

La segunda es algo más moderna. Como muchos sabréis me gusta mucho la música indie y hay un grupo que junto a “La habitación roja”, me encanta particularmente. Ellos son Izal. La canción va dedicada a su sobrina pequeña y cuando escuchéis y leáis la letra os váis a emocionar muchísimo porque dice muchas cosas que deseamos para nuestros peques en un futuro o a lo largo de su vida. La canción se llama: “Pequeña gran revolución” y suena tal que así:

Espero que os hayan gustado. Esta es la aportación de mi papá y mía. Besitos y os recomendamos que sigáis todos los viernes #VDLN