Rabietas

Son las 7 a.m y es complicado escribir tecleando despacio para no hacer demasiado ruido y que se despierten papá y mamá. Es un momento en el que puedo escribir porque una vez despiertos, es prácticamente imposible.

Últimamente veo a los dos algo tristes, como si no supieran que hacer. La verdad es que ha habido días que he tenido rabietas porque no me ha gustado lo que había para comer, no quería ponerme la ropa que me elegía mamá, etc. Eran rabietas relativamente breves. Conseguían tranquilizarme dándome un abrazo y besitos.

Pero ahora, las rabietas a veces se alargan demasiado e incluso de tanto llorar y gritar, a veces parece que vaya a ahogarme. Dos de ellas por ejemplo fueron en la playa y en Mercadona.

La de Mercadona obligó a mamá a sacarme del super y dejar a papá solo comprando. De hecho luego cuando papá salió, me vió casi morado y con dificultad para respirar. Todo esto fué porque yo quería coger cesta para hacer la compra y papá y mamá no porque solo íbamos a comprar un par de cosas. Entrar y salir como dicen ellos.

La de la playa es la más reciente y fue una tarde que fuimos con mi tía y mi prima. A mi prima la quiero mucho pero, tampoco saben porque, cuando nos íbamos a casa ella me tenía que llevar por la pasarela fuera de la playa, y empecé a gritar que no quería, que quería que me sacase mamá (esto no podía ser porque mi tía y mi mamá iban cargadas con las bolsas, toallas y sillas). Mamá lo pasó fatal porque pensó que mi comportamiento podía dar lugar a que la gente pensase que me estaban raptando o algo peor.

Todas estas situaciones han hecho que papá y mamá estén tristes porque se ven superados, porque ven que  los abracitos y los besitos ya no “sirven”, y eso me pone triste. También reconozco que todos dicen que en estas edades esas rabietas son normales, pero aunque lo sean, no me gusta ver a papá y mamá así

Vaya parece que papá se ha levantado y quiere escribir algo. Os dejo con él.

Solo quería comentar una cosa. El otro día estaba en el baño haciendo mis necesidades y Jordi entró a lavarse las manos. Es muy alto y ya llega el solo al lavabo. Me dijo: “papá ya soy mayor y llego yo solo”. Yo le dije con lágrimas en los ojos: “Jordi no crezcas, se siempre así. ¿Para que quieres crecer y hacerte mayor?”. Él me contestó: “para poder cuidaros”. Me quedé helado y cada vez que recuerdo eso se me saltan las lágrimas, como ahora mismo.

Bueno, un saludo a todos/as y en especial a todos los blogueros y blogueras que en ese momento de bajón me animasteis y me disteis consejos. Gracias de corazón

pataleta

 

 

#VDLN: 10 años

Tal día como hoy, hace diez años, mi chica y yo nos casamos. Era un día horrible porque hacía un calor impresionante, y yo lo soporto fatal. Ella llevaba un vestido verde impresionante y yo un traje con camisa verde y corbata. Estuvimos rodeados de las personas que nos aprecian, y todo discurrió perfectamente en el Ayuntamiento.

¿Porque cuento todo esto?. Porque el #VDLN hoy va dedicado a ella. Durante esos diez años de casados, y muchos años antes más saliendo juntos, siempre ha sido mi apoyo, la fuerza para seguir, sobretodo, en los malos momentos (porque los ha habido). Así que quiero poner dos canciones de sus grupos favoritos cuando la conocí. Ellos son: Héroes del Silencio y Manolo García.

La canción de Héroes es “la sirena varada”. Hay tantas que podría poner, pero es la que a ella más le gusta. Así que ahí va:

Y la segunda de Manolo García es “nunca el tiempo es perdido”, porque me recuerda uno de los primeros conciertos que vimos juntos como pareja. El viaje a Onteniente para verlos fue algo “accidentado”, pero mereció la pena. Ahí la tenéis:

Y con el deseo de seguir juntos muchísimos años más disfrutando el uno del otro, de nuestro pequeño Jordi, y de la música, espero que os hayan gustado las dos canciones.

Nos leemos pronto. Muchas gracias a todos/as por estar ahí.

Vamos a la playa oh oh oh

Mi papá dice que cuando toca cambiar la página del calendario y pasar de Mayo a Junio, le gustaría pasar de Mayo a Septiembre. Yaaaaa ya ya se que todos y todas pensaréis que está loco. ¿Y las vacaciones cuando?

Este año hemos tenido la mala pata de empezar Junio con un par de olas de calor (luego dicen que no hay cambio climatico), y el calor es lo que peor soportamos (al menos en casa). Cuando vives en una zona en la que la humedad campa a sus anchas, la ola de calor se convierte en un tsunami que hace que las calles parezcan esos escenarios de las películas de vaqueros en los que solo pasan unas bolas o pelotas de paja rodando movidas por el aire. El termómetro marca 35 grados pero la sensación de calor llega a veces hasta 10 grados más. Es insoportable.

Gracias a Dios estamos muy cerca de la playa, a unos 10 minutos. Y este año empezaremos a ir bastante pronto. Esta mañana he estado repasando todo lo necesario para ir y creo que no me falta nada: crema solar, cubo, pala, rastrillo, sombrilla, agua, fruta, toalla, bañador (ahora ya no iré en pelotillas como años anteriores), el famoso balón de Nivea (ya no es de Nivea es de SM ediciones), y unas ganas terribles de remojarme en el agua la churrilla y de jugar con la arena. Papá por fin podrá nadar, y mamá refrescarse con la ligera (literalmente) brisa marina de la costa mediterránea.

Voy a pasarmelo bien (como dicen unos que se llaman Hombres G) hoy y mañana, y la semana que viene………..tachán: Las listas definitivas del cole. El martes 20 sabremos definitivamente si estamos en el cole de 1ª opción, y si es así, a coger el sobre y a matricularme. Tengo unas ganas ya……..

Ya os contaré. A los que tengáis medios para mitigar este sofocante calor ánimo, y a los que no, tranquilos, que como dice papá y mamá, Septiembre esta a la vuelta de la esquina.

Besitos

cute baby girl on tropical beach

 

Nombre clave: “Operación pañal”

Llevo dos días de perros. Desde ayer, nada más levantarme, mamá me quitó el pañal y me puso una camiseta que me llegaba por debajo de las rodillas. Según escuché, le dijo a mi papá que había que empezar la “Operación pañal”.

Al escuchar esto pensé que se referirían a una serie o a una peli del tipo: “Misión imposible”, “Rescate extremo” o alguna de acción. Pero claro, en el título iría la palabra “pañal” y obviamente no nos vamos a imaginar a gente como Rambo o Chuck Norris con pañal, ¿no?.

Como os imaginaréis, se referían a mí. Yo iba a ser el protagonista principal de esa “película”. Nada más quitarme el pañal me sentí más desnudo que el día que nací. Aunque llevaba una camiseta hasta las rodillas notaba como la pilila y los huevecillos iban a su libre albedrío. Yo todavía no controlo cuando me vienen las ganas de hacer pipí o popó, pero contradiciendo a lo que dicen los entendidos de que cada niño madura de una manera, papá y mamá han decidido hacer caso omiso de sus palabras y  pasar a la acción.

El primer día lloré, lloré, grité y grité, pataleé, e hice todo lo posible para que me volviesen a poner el pañal. Todos mis esfuerzos fueron en vano. Acabé yendo en pelotas.

En el comedor estaba relajado jugando cuando noté un bulto en el culo, y avisé a mamá. Vino corriendo y me cogió al aire y corriendo con el mojoncillo colgando del culete me llevó a la taza del wc y allí hice popó por primera vez. La peor parte de la llevó papá que tuvo que recoger un “regalito” en el comedor y limpiar.

Más tarde intenté aguantarme el pipí, no se porqué y estuve casi todo el día sin ir al baño. Consecuencia: al día siguiente por la mañana había meado tanto por la noche que el pipí se me salió del pañal y meé el pijama.

La verdad es que voy poco a poco pero parece que voy bien. Oí a papá y mamá que me decían que debía enseñarme a pedir pipí y popó porque cuando vaya al cole (este Septiembre), si me lo hago encima, la profe no me va a cambiar. Dicho esto, ellos se preguntaron: ¿No deberían ir los psicólogos a los coles a explicarles a los profes que cada niño/a madura de una manera distinta?. Entiendo en parte que no pueden estar todo el rato pendientes de quién se hace encima o no para cambiarlos y descuidar a los demás, pero entonces ¿qué solución habría?¿se os ocurre alguna para no estar todo el día en bolas por casa para ir a pedir pipí o popó?.

Hasta luego cocodrilos, besitos para todos y todas claro que sí.

pis pañal

3 años ya (2ª parte)

Vamos con la segunda parte contratante de la primera parte……..noooooo esto no es una  peli de los grandísimos Hermanos Marx. Es la segunda parte de mi cumple.

En la primera os hablé de como fué en casa de mis abuelos paternos, y ahora os contaré como fué en mi casa y en casa de mis abuelos maternos.

Como algunos y algunas habrés visto en IG, allí papá puso una foto de la tarta de lacasitos que me hizo. Esa era para nuestra casa y para la de los abuelos. Yo estaba padeciendo de no poder hincarle el diente. Tenia una pintaza.

En mi casa fué más o menos un día normal. Me levanté, fui a los columpios, jugué con los regalos de mis tíos, hasta que llegó la hora de comer. Comimos, pero yo lo que esperaba con ansia era el momento después de la fruta. Ese momento, por fin llegó, y pude saborear esa deliciosa tarta. Antes, me dieron dos regalos. Mis papás son más de regalar poco pero instructivo. Dicen que si me regalan muchas cosas, enseguida pierdo el interés por ellas, así que me regalaron un libro 3D de la selva con sus animalicos y un juego de sellos de letras (con sus tampones para crear palabras). La verdad es que me encantaron, aunque sigo esperando la moto (jejeje). Tras esto tocó soplar la vela (un 3 enorme), y saborear la tarta. Me puse “morao” o mejor dicho “chocolateao”. Me puse de nocilla hasta en la nariz. Yo quería un trozo grande, enorme, big, pero mamá me dijo que no tenía que abusar, que si no no quedaría tarta para los demás.

Por la tarde papá se fué a currar y fuimos a casa de los abuelos maternos. Allí haciéndome el tontito, volvía a merendar otro trozo de mi tarta. Mis abuelos me dieron dineritos para la hucha, y mi tía me regaló un bañador de la patrulla canina con su respectiva camiseta. Muy chulos por cierto y que me pondré nada más empecemos a ir a la playita.

Fueron dos días muy chulos rodeado de la gente que quiero, aunque me faltó mi primito que está en Londres, su papá y su mamá, pero que me felicitaron vía videollamada. Me alegré muchísimo, pero me hubiese gustado más que estuviesen aquí. Espero que este verano puedan venir. Ese fué mi deseo al soplar las velas.

Bueno, pues esto fué todo. ¿No creéis que se debería celebrar el cumple todos los días?¿Todos los días una tarta de lacasitos?.

Besitos.

PD: papá me dijo que este verano, si viene mi primo de Londres, haremos cupcakes de nocilla, para celebrar con él mi cumple jijijiji.

aniversio_pag_skydivelillo

 

 

AGRADECIDO

Jordi y yo queríamos agradeceros a todos y todas vuestros ánimos y apoyo para que siga el blog. Es cierto que en el fondo queremos que siga, pero lo vamos a hacer con unas premisas de las que no queremos salirnos, y son las siguientes:

  1. No vamos a estar más pendientes de las visitas. Escribimos porque nos gusta, no porque esté encaminado a que lo lea mucha gente o que aumente las visitas. Ojo, que respetamos a todos y todas las que además de tratar una temática en su blog, quieran tener cada vez más visitas.
  2. No vamos a comentar ni a promocionar productos, ni vamos a atender solicitudes de “empresas”, que a través de “regalitos” quieran que lo hagamos. Esto es un diario y no una página de promociones.
  3. Siempre que algún o alguna bloguero/bloguera nos pida ayuda o colaboración, dadlo por hecho (siempre que esté dentro de nuestras posibilidades).
  4. Escribiremos cuando haya algo que contar. No vamos a “obligarnos” a hacer una entrada a la semana o a mantener una periodicidad.

Estas cuatro premisas van a ser el principio de nuestro blog. No tiene ni tendrá una temática en concreto, y si papá alguna vez quiere opinar sobre algún tema, yo gustosamente le cederé mi blog (para alguna entrada solo ¿eh?).

Dicho esto, el blog seguirá. Permanezcan atentos/as a sus pantallas (del pc claro).

Como siempre, besitos para todos/as

Valentia-Biopharma-no-continuará-con-su-investigación-en-Distrofia-Miotónica-2

 

Un día de mierda

Día 30 de Mayo, 9:00 AM. Me despierto como todos los días llamando a papá y a mamá, dándoles los  buenos días y muchos besitos. La verdad es que tengo muy buen despertar, ya que siempre me despierto con una sonrisa de “sandía”, como dice papá. Después de estar con ellos un ratito en la cama, desayuné un trozo de pan con mermelada de albaricoque. Es raro que me guste esa mermelada porque el albaricoque fruta no me gusta demasiado, pero bueno, hay otras que me encantan.

Tras este momento de felicidad, me lavaron los dientes, y me vistieron muy muy guapo. Ahí empecé a sospechar. Algo tramaban papá y mamá. Es raro que de buena mañana me pongan ropa tan chula.

Papá y mamá empezaron a vestirse también, y ahí se confirmaron mis sospechas. Algo raro pasaba.

9:30 AM. Papá y mamá me dicen que vamos a ver a la pediatra y ella de repente saca algo de la nevera y lo guarda en el bolso. Ahí empecé a sudar porque recordé que cada vez que saca algo de la nevera y vamos a la pediatra, nada bueno pasa.

Salimos de casa en dirección al centro médico. Llegamos puntuales, y mi pediatra me dice: “Hola Jordi, que guapo te han puesto hoy. Pasa y verás que cuños de Rocky y Chase me han traído”. Entonces pensé: “Bufff esto se pone chungo por momentos”. Esto unido a que mamá sacó la cajita de su bolso y se lo dio a la enfermera, confirmó todas mis sospechas: iban a pincharme otra vez.

Recuerdo que hace dos meses me dieron un pinchazo en el brazo, que cada vez que lo pienso aún me duele. Estuve dos días con el brazo recogido como un tal Napoleón (o eso decían papá y mamá).

9:55. Me sientan en la camilla, y me empiezan a agasajar con más cuños, pegatinas, y empiezan a hacerme la pelota. En ese momento quise desaparecer de allí. La enfermera tuvo poco tacto al no esconder la jeringuilla y dejar que la viera. Desde ese momento querían distraer mi atención para que me pudiese pinchar. Estuvieron a punto de conseguirlo pero cuando apenas había acabado de entrar la aguja en mi hombro, me moví, con efectos devastadores para mí. Me hice un corte pequeñito y me salió mucha sangre. En ese momento me sentí como Rambo cuando le roza una bala por el hombro y empieza a sangrar. Aquello se convirtió en un valle de lágrimas y gritos de impotencia. Papá y mamá consiguieron calmarme un poco, pero el daño ya estaba hecho. Pasé todo el día con el brazo en “modo Napoleón”, llorando, con calentura, y sin poder dormir.

Ya por la noche mamá me dio un poco de Apiretal y así me calmó un poco el dolor, y pude dormir toda la noche.

Espero que el lunes, día 5, me compensen en mi cumple por todo lo que he “sufrido” con las dichosas vacunas. ¿Quedarán más?¿Harán el mismo daño?. Se que son necesarias, pero caray con los pinchacitos.

vacunaaaaa