La vida de Jordi: “Música, música y más música”#VDLN

Hola .Cuanto tiempo sin escribir nada. A ver que me organice un poco y os cuento. A mi papá le gusta mucho la música, y a mi también. Soy de los que piensa que sin la música esto sería muy triste.

En twitter, la parejita de golpe, todos los viernes hacen lo que se llama #VDLN (viernes dando la nota), y se trata de poner canciones que singnifican o han significado algo en nuestras vidas. Hoy mi papá quiere aprovechar mi blog para poner un par de canciones. Allá van:

La primera me la dió a conocer un amigo (Jose Ferrandis), escritor y al que le gustan los cantautores (aunque también los rockeros). La canción en cuestión es de Pedro Guerra y se llama “cuando Pedro llegó”. Él tiene un libro que os recomiendo que se llama “Almas suspendidas”, en el que aparece esta canción. La escuché y se me saltaron las lágrimas de lo preciosa que es. Escuchadla seáis o no papás o mamás.

La segunda es algo más moderna. Como muchos sabréis me gusta mucho la música indie y hay un grupo que junto a “La habitación roja”, me encanta particularmente. Ellos son Izal. La canción va dedicada a su sobrina pequeña y cuando escuchéis y leáis la letra os váis a emocionar muchísimo porque dice muchas cosas que deseamos para nuestros peques en un futuro o a lo largo de su vida. La canción se llama: “Pequeña gran revolución” y suena tal que así:

Espero que os hayan gustado. Esta es la aportación de mi papá y mía. Besitos y os recomendamos que sigáis todos los viernes #VDLN


Anuncios

La vida de Jordi: “Mi primera estancia en la bebeteca”

Después del susto que os dí en la última entrada (jijijiji), en esta os voy a contar como me fue mi primer día en la bebeteca.

Yo se que todos los que me seguís sois muy listos pero habrá gente que no sabrá que es la bebeteca. Habrá gente que pensará que es algo parecido a un bar o un pub, pero no. Si para los mayores existe la biblioteca, obviamente, para los bebés estará la bebeteca.

Aclarado esto el martes a las 11 de la mañana fuimos papá, mamá y yo, a la bebeteca. Estaba muy intrigado a ver que era eso. Si que había oído a mis papás hablar sobre que es muy importante leer, y que muchas veces cogen libros de un sitio llamado biblioteca.

Llegamos y entramos, y a parte de mí había unos 5 o 6 niños/as más. Un chico muy alto como mi papá y muy simpático nos dió la bienvenida. El chico se llamaba David y al sentarnos nos comentó un poco de que iría la sesión. Primero nos contaría un cuento, luego daría consejos a nuestros papás de qué tipo de libros son los adecuados para nosotros/as, y finalmente cantaríamos una canción y haríamos una manualidad sobre halloween.

Empezó cogiendo un instrumento musical, que tenía un nombre complicadíiiiiiiisimo, pero que sonaba muy bien. Me parece que se llamaba chalifón o algo así. Tenía unas láminas metálicas que golpeaba con unos martillitos y que hacían que sonara una melodía muy relajante. De hecho un poco más, y tiene que coger el mocho y fregar el suelo de las babas que cayeron por allí al oir esa embelesadora (no se que significa pero queda chula ¿a que sí?), música.

Acto seguido nos contó el cuento de la castañera, del que nos hizo partícipes, levantando las manos, llamando al gigante para que ayudara a la castañera a coger las castañas del árbol que estaban muy altas, etc. Estuvo muy entretenido, ya que no se oyó ni un solo llanto. Todos estabamos super atentos a todo lo que decía.

Acabado esto, nos enseñó que tipos de libros son adecuados para nuestra edad, y me llamó la atención uno que dijo que era resistente al agua. Dijo que podíamos bañarnos con él. Yo me quedé extrañado porque yo cuando me bañan quiero disfrutar del agua y de mi patito que me dió mi abuela. Ya leeré en otro momento. En general son libros grandes con muchos colores y con pocas palabras, ya que todavía no hablamos (aunque si que escribimos y este blog es el ejemplo jeje).

Finalmente cantamos una canción llamada “Bon día”, que mis papás se están aprendiendo para cantármela por las mañanas al despertar. Ellos creen que me río porque me gusta la canción, pero realmente, y no se lo digáis a nadie (que quede entre nosotros/as), me río de lo ridiculetes que están cantándola. Ojo, no penseis que me río de ellos, no, todo lo contrario, me río con ellos.

Y ya para acabar, David nos enseñó a hacer una manualidad, que en mi caso es la primera. Fué un llavero con la cara de un tal Fronkistin o algo así, y que con la ayuda de mis papás conseguimos hacer. Yo poco pude hacer porque ni podía cortar, ni podía usar el pegamento, pero eso sí, apoyo moral para que les saliese chuli, les dí de sobra.

En conclusión, pasé una mañana genial, me parece que leer será algo maravilloso (estoy deseando poder hacerlo ya), y pasar una mañana haciendo esto con mis papás es lo más maravilloso del mundo. ¿Se puede pedir más?.

Besotes y abrazacos para todos/as, y os espero en mi próxima aventura/experiencia que espero que os guste tanto como las que ya he compartido con vosotros/as.

bebe_leyendo

La vida de Jordi: “Hasta siempre”

Bueno, nunca pensé que escribiría una entrada de despedida, pero el motivo de la misma es comunicaros a todos/as, que dejaré de escribir en el blog.

Ayer ya lo puse en el face de mi papá, y hoy como es justo os voy a explicar el porqué lo dejo.

Yo no lo sé, pero mi papá dice que en la página hay un contador de visitas y que en estas últimas entradas apenas han subido. Se han estancado en las seiscientas y pico visitas y apenas sube. Él piensa que ya no interesa lo que escribo a la gente y por eso lo hemos hablado y hemos decidido que seguiré escribiendo pero solo para mí. Continuaré para que así cuando sea mayor, sepa que cosas me pasaron de peque.

Dicho el motivo solo me queda agradecer, a un montón de personas que si que me han seguido hasta ahora y que según sus comentarios han disfrutado con mis aventuras, el haber estado entrada a entrada leyéndome. Muchísimas gracias de verdad a Sergio, Mayte, Elisa, Adri, Laura, Manuel, Ni, Fonky, Lucrecia, Vicent, Junky, Matías, Víctor, Ana y muchos que me dejo pero que os tengo en mente. Me ha alegrado mucho saber que os interesáis por mí.

Espero que os vaya todo super bien en la vida, y que alguna vez preguntéis a mi papá por mí. Os quiero un montón.

Hasta siempre con cariño de vuestro peque de aventuras favorito. Besitos para todos/as.

adiós bebe

PD: Se me olvidaba una cosa, y era deciros que me hubiese gustado ver vuestra cara al leer la nota de despedida porque…………………………..esto es una BROMITA que os he querido gastar, porque ya sabéis que me gusta mucho reír, y desde ahora las bromas jejeje.

Estad tranquilos porque aunque solo me leyese una persona, por ella seguiría escribiendo,y como sois unos/as cuantos/as, tranquilos/as que vais a seguir sabiendo de mí. BESOTEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEES.

primer-año-ocho-meses

La vida de Jordi: “El croquetín”

Hace unas semanas mis papás estaban viendo “el chriringuito de Pepe”, y en ese capítulo querían batir el record mundial de la croqueta más grande. No se les ocurrió otra cosa que llamarle “El Croquetón”.

A hacer la croqueta también se le llama, tengo entendido, a cuando te revuelcas por algún sitio imitando a como si estuvieses rebozándote en alguna sustancia.

Todo esto viene a que, por fin, casi consigo darme la vuelta boca abajo, para intentar gatear.

Todo pasó hace poco cuando mi mamá me estaba cambiando el pañal en la cama. Hay veces que no tengo el día bueno y suelo estar algo transtornadito. Lloro mucho, no paro de moverme, etc. Ese día estaba inquieto, y en el momento de cambiarme el pañal, se me ocurre arquear el cuerpo, me pongo de lado y en unos segundos ya estaba boca abajo. Dios mio que imagen tan lamentable. Imaginadme boca abajo con un brazo debajo de la barriga, el otro estirado, y moviendo las piernas a lo loco. Lo peor de todo esto es que mi mamá en lugar de ponerme boca arriba de nuevo, no se le ocurre otra cosa que empezar a vocear a mi papá para que viniese a ver el “gran logro” que había conseguido.

Llega mi papá, y al igual que mi madre, no me pone boca arriba. Al so melón no se le ocurre otra cosa que decir: “que mono. Voy a buscar la cámara y le sacamos una foto”. Mi enfado iba aumentando por momentos, ya que el brazo que tenía debajo de la barriga se me estaba empezando a dormir y me hacía cosquillas. Menos mal que fué rápido y una vez habían flipado y me habian sacado la foto, me pusieron boca arriba.

Al fin pude descansar y mi papá se me acercó, y como si pensara que le iba a entender me dijo: “Jordi cuando quieras darte la vuelta, tienes que estirar el brazo y rodar en el sentido del brazo que has estirado”. Yo, como comprenderéis, no entendí nada, pero aún así, tontín de mí lo quise volver a intentar, fracasando estrepitosamente. Se me volvió a quedar el brazo debajo de la barriga.

Fué un fracaso total, y lo que conseguí fué rodar cual croquetita rebozada, de ahí el nombre de la entrada de hoy. Con todo y eso me quedo con la satisfacción de mis papás que ven que, aunque no me sale bien el darme la vuelta, todos los días lo sigo intentando.

Bueno, si queréis preguntarme alguna cosa, ya sabéis donde encontrarme. Besotes para ellas y abrazacos de osito para ellos (ya os los daré de oso más adelante).

Baby-Movement

La vida de Jordi: primera celebración, primer sustito

Hola queridos seguidores presentes y futuros. Ayer 5 de Julio celebré mi primer cumplemes. Bieeeeeeeeeen. Mamá y yo nó sabíamos nada, y resultó que papá nos tenía reservada una sorpresita. 

Eran las 9 de la mañana cuando llamaron al timbre. Papá fué a abrir, y sorpresaaaaa, entró en casa un chico con un paquete envuelto con celofán y que tenía muchas cositas dentro. Cositas como por ejemplo tostadas con mermelada y mantequilla, una taza, nescafé, galletas de mantequilla con forma de babero, vestidito, biberón y, ojo al dato, con mi nombre jejeje. Resumiendo, un desayuno para mamá y un peluchito muy muy chulo del que no me separo para nada, para mí. Yo se que papá es detallista, y a mamá y a mí nos extrañó que durante la estancia en el hospital no nos regalase nada. Nosotros sabemos que estuvo muy liado arreglando papeles y no pudo estar con nosotros todo lo que hubiese deseado. Nosotros lo entendemos y le estamos muy agradecidos porque se desvive por nosotros. Este desayuno fué una grata sorpresa.

Todo iba genial, hasta que llegó la tarde. Salimos a dar un paseo por Gandía, y cuando estábamos llegando a la plaza de las Escuelas Pías, empece a llorar porque no me encontraba bien. Papá me cogió en brazos y me puso sobre su hombro pensando que me dolía la barriguita. Nada más hacerlo comencé a vomitar todo, de tal manera que empezaba a no poder respirar. Mi papá me puso boca abajo en su brazo y empezó a golpearme la espalda para que no me ahogase, pero no lo conseguía. Gracias a la ayuda de unas personas que pasaban por allí, me abrieron la boca y me tranquilicé. Aún así habíamos llamado a una ambulancia que nos llevó a urgencias donde me atendieron,y tranquilizaron a mis papás. Nos dijeron que, a lo mejor tengo intolerancia a la lactosa, así que el lunes me harán unas pruebas a ver que tal.

Hoy es domingo, y he pasado muy buena noche. Eso si, mis superpapis han estado prácticamente toda la noche despiertos vigilándome. Les quiero muchísimo y aunque todavía no se lo puedo decir con palabras, ellos lo saben.

Me hubiese gustado que fuese una entrada divertida, pero no ha podido ser. Me quedo con dos cosas: he cumplido un mesecito ya, y ¿que bebé de un mes puede decir que ha ido ya en ambulancia?.

Besitos y hasta la próxima.