Carta a los reyes magos

Esta tarde cuando hemos acabado de comer, tranquilamente he cogido el catálogo de lidl (publicidad gratuita), y he empezado a ojearlo. Obviamente me he ido directamente a la parte de los juguetes, porque el resto solo les interesa a papá y mamá.

Hay cosas muy chulas, de madera, que me encantan. Así que me he ido directamente a la página del final, donde ¿sabéis que había?. La carta a los reyes magos. Le he preguntado a papá si podía escribirla. Me ha dicho que sí. Yo, ni corto ni perezoso me he ido a buscar un boli (todos saben que los mayores escribimos con boli y no con lápiz. Imaginaros que los reyes cogen la carta y la ven escrita a lápiz. ¿Qué pensarían?. Pues que la ha escrito un pequeñajo). Una vez he cogido el boli, he empezado a escribir. Quiero que me traigáis una cocinita, un supermercado, una caja registradora……..Al cabo de un rato he pensado: “necesito una carta más grande”. Pero se me ha encendido la bombillita y he dicho a papá y a mamá: “¿Os pido algo a vosotros?”. Papá me ha pedido un jamón, y me he echado a reir. Le he dicho que se tenían que pedir juguetes. Él me ha dicho que se podía pedir cualquier cosa y que le apetecía un jamón. Lo he apuntado. Mamá no me ha dicho nada porque no sabía que pedir y además se estaba partiendo de la risa (esto último no se porque).

Bueno y hasta aquí lo que os puedo contar, que tampoco quiero daros mucho la chapa para no aburriros.

Otro día os contaré como hemos plantado el árbol (que no un pino porque eso papá me ha dicho que se hace en el wáter), y más cositas. Permanezcan atentos y atentas al blog.

IMG_20171201_161929

Anuncios

IGUALDAD

Esta mañana he salido de paseo con papá porque así se queda mamá en casa estudiando tranquila, y yo me despejo un poco (y papá también claro está).

Sobre las 12 del mediodía hemos pasado por delante del Ayuntamiento, y he visto muchos chicos y chicas fuera con alguna pancarta. Le he preguntado a papá: “¿qué hacen?” (estoy en la época preguntona, que le vamos a hacer). Papá me ha contestado que hoy era el día internacional de la mujer. En principio no le he dado importancia, pero cuando estábamos llegando a casa, le he preguntado: “papá, ¿porqué estaban todos fuera del Ayuntamiento?¿Tenían fiesta por eso que me has dicho?”. Él me ha contestado que no, que no era fiesta, que era una manera que tenían las mujeres de manifestarse, de exigir ser iguales que los hombres.

Ya en casa he seguido pensando, y me ha llamado la atención lo de “ser iguales que los hombres”. Como eso no lo entendía le he preguntado a papá. Le he dicho: “Papá, ¿los chicos y las chicas no son iguales?”. Él me ha dicho que sí, pero yo he pensado y le he dicho: “Tú no tienes tetitas como la mamá, y nosotros tenemos pilila y la mamá no. Entonces no somos iguales”. Papá me ha dicho que eso eran diferencias físicas, nada más, el resto es igual tanto para unos como para otros, pero que hay personas que piensan que las mujeres no pueden hacer lo mismo que los hombres.

Entonces yo le he contestado: “sí que pueden”. Y él me  ha dicho: “yo lo se, pero hay gente que no”. Y yo le he contestado: “pues vamos a decirles que tú y mamá sabéis cambiarme el pañal, que los dos limpiáis casa, que los dos sabéis hacerme la comida, que los dos me dormís……..”. Y él me ha contestado: “ójala fuese tan fácil, es más, debería ser tan fácil como decirlo y ya está”.

Os dejo con la conclusión a la que hemos llegado papá y yo. La escribe papá ¿eh? que es el que sabe.

Conclusión: “Si pensáramos y razonáramos como lo hacen los niños, a todos nos iría muchísimo mejor. La pena es que no es así”.

Jordi, Bea y yo, para finalizar queríamos, no felicitar a nadie, si no desear que algún día (esperemos que no muy lejano), el hombre y la mujer sean vistos y tratados de la misma manera.

Buenas noches y felices sueños

Si´, queremos igualdad

 

La vida de Jordi: “Quiero casarme”

“Quiero casarme”,  he dicho esta mañana contundentemente cuando estábamos desayunando. Seguro que pensaréis que es una burrada lo que he dicho, pero es que me ha salido del alma, y me he quedado más largo que ancho.

Esta mañana mi papá ha preparado el desayuno como casi siempre (porque es el primero en levantarse), y nos ha llamado a mi mamá y a mi. “A desayunaaaaaaaaaaaaaar”, ha dicho.

Estaba comiendo mi pan con margarina y mermelada, cuando me he fijado en su mano. Ya llevo tiempo mirándosela y pensando: “¿Que será eso que lleva en el dedo?. Hoy me he decidido y se lo he preguntado. “Papá, ¿qué es eso que llevas en el dedo?”, le he dicho. Él enseguida me lo  ha explicado. Me ha dicho: “Mira Jordi, cuando dos personas llevan un tiempo juntas, y se quieren muuuuuucho, al final se casan. Como muestra de amor del uno al otro, se regalan un anillo como este. ¿Ves? dentro hay una fecha escrita, que es cuando papá y mamá se casaron”.

“Que chulo”, he pensado yo. Y sin comerlo ni beberlo, he soltado: “Quiero casarme”. La reacción de papá y mamá ha sido reirse. Yo no entendía donde estaba la gracia, pero bueno, ellos sabrán. Después de esto me han preguntado: “y ¿con quién quieres casarte?”. Yo lo tenía clarísimo, y les he dicho: “con vosotros dos”. De repente han pasado de la risa al lloro en cuestión de segundos. Que complicado es esto de ser niño. Hay tantas cosas por entender.

Besitos y hasta pronto. Ah! y quereros muuuuuuuuuucho. 🙂

maxresdefault