El mejor regalo para papá

Se acerca ya el día de papá o mejor dicho de todos los papás, y como todos los años hay que buscar un regalito (consumismo de las narices). Yo soy muy pequeño para ir a comprarlo, además no tengo dinero. Se que cuando se acerca el cumple de papá, mamá siempre le pregunta sobre cosas que le puedan gustar de manera subliminal (para que no se de cuenta). Pero el cumple es una cosa, y el día del papá, es otra cosa.

Yo solo he podido celebrar un día del papá porque solo tengo dos años, y recuerdo que en el primer cumple, mamá me cogió de las manos, me las puso sobre unas láminas de goma eva y dibujo sobre las mismas las siluetas de mis manos. Luego dibujó 2 veces las letras P y A. Recortó las siluetas y las letras y compró un cuadro pequeñito. En él las pegó. Yo no entendía nada, pero si que se que llegado el 19 de Marzo, se lo dimos a papá envuelto en un papel muy chulo, y él al abrirlo se puso a llorar y me llenó de abrazos y besos (para mamá también hubo, no sea cosa que me coja celos).

Ahora que ya me voy enterando de algo y me fijo mucho más, ya se cuales son los mejores regalos que le puedo hacer. Os paso a comentar algunos:

  • A mi papá le gusta cocinar, y de hecho casi siempre es él el que cocina en casa (y mamá y yo encantados oye). Cada vez que cocina algo, y me lo como todo, esa sonrisa de “qué bueno estaba papá”, es uno de los regalos que más le gustan.
  • También cuando me siento a su lado, y me empieza a contar un cuento y se me cae la baba oyéndolo, o cuando contamos el cuento entre los dos, ese es otro regalazo para él.
  • Cuando me está cambiando el pañal y me hace cosquillas en la barriguita, o me hace “petorrillos” en el cuello, o cuando me coje al aire y me lleva volando como si fuese supermán y nos reímos los dos juntos. Esos son los regalos que le gustan.

En resumidas cuentas papás, mamás y amigos/as lectores/as, el mejor regalo que puede recibir un papá el día del papá (y cualquier día del año), es el cariño de su hijo.

Es un poco pronto para lanzar este post, pero es que papá no paraba de decirme: “vamos vamos a escribirlo no sea cosa que me olvide”. Y yo pensaba: “¿a tí se te va a olvidar un post así?”.

Disfrutad de ese día con vuestros hijos, de su cariño, de su inocencia y, por supuesto no solo ese día.

Nos leemos pronto. Besitoooooooooooooos

4fd29e4358e03c2576ec1dcc79b273bb

 

 

Anuncios

Lágrimas

Papá me ha dicho que tenía la necesidad de escribir, y como yo no se decir que no, le he dejado. Bueno os dejo con él que os quiere contar algo.

Hola soy Rafa, el papá de Jordi, y quería contaros una cosa. Parece que esto de la paternidad ha hecho aflorar mi lado más sentimental. No se si a vosotros/as os pasa también, pero a veces por cualquier tontería me da por ponerme sentimental y me pongo a llorar como una Magdalena.

Lo digo porque Jordi, a penas me ha visto llorar. Tan solo cuando a veces me he dado algún ostión físico o cuando he llorado de impotencia por algo que no me ha salido o que no he sabido solucionar. Resumiendo, Jordi me ha visto llorar por tristeza (más o menos, no sabría decir la palabra exacta).

Ayer, estábamos los dos en el sofá esperando que viniese mamá de gimnasia, y puse el cd de Rayden donde está la canción “pequeño torbellino”. Últimamente hay unas cuantas canciones que, cuando oigo alguna parte de ellas, hace que me se me salten las lágrimas (“A dos metros” de La habitación roja, “Pequeña gran revolución” de Izal….), y a veces son de alegría aunque otras son de tristeza.

Bueno pues, como os decía, sonaba “pequeño torbellino”, y en el estribillo dice: “Quiero verte sonreir, teniendo la certeza, que siempre cuidaré de tí, mi pequeña estrella”. Nada más escuchar esas palabras (que Jordi sabe repetir), me puse a llorar. Jordi me miraba extrañado, porque seguramente pensaba que no me había hecho daño físico. Era raro para él. ¿Porqué lloraba papá?. Ante ese desconcierto me dijo: “Papá no plores, per favor, no plores” (“Papá no llores por favor, no llores”). Le tranquilicé y le dije que no pasaba nada, que simplemente me había emocionado con la canción porque decía cosas muy bonitas. Él se tranquilizó, pero más tarde vinieron a mi cabeza varias preguntas: viendo como está el panorama hoy ¿cómo será tú futuro?¿será tranquilo?¿como será tu vida cuando ya no esté?, y otras muchas más.

Os dejo con la canción “pequeño torbellino” (porque no tiene video), para que escuchéis la letra y me comentéis (si podéis), si a vosotros/as también os pasa esto o algo parecido. Me voy que el peque me llama. Hasta pronto papás y mamás, y lectores/as del blog en general.